Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Trasplantaron al médico que necesitaba un corazón
Jorge Kissner recibió un corazón en la Fundación Favaloro. "Hay que esperar 72 horas para ver cómo evoluciona", explicó su mujer
5 de enero de 2009
Después de estar 19 días en emergencia nacional, el médico Jorge Rodríguez Kissner fue trasplantado del corazón en la Fundación Favaloro. La intervención, que terminó esta madrugada, fue exitosa. "Ahora hay que esperar que pasen 72 horas para ver cómo evoluciona con el nuevo órgano", contó la mujer del ginecólogo al diario Clarín, quien agradeció a la familia del donante.

Kissner entró al quirófano a las 20. Padecía una miocarditis viral fulminante, una enfermedad poco frecuente y de gravedad, y llevaba casi tres semanas en la lista de emergencia del Incucai a la espera de un trasplante que salvara su vida.

"A las 4 de la mañana terminó la operación, ahora estamos esperando las horas más criticas para ver cómo sale de esta cirugía", explicó Gabriela Kissner, la esposa del médico trasplantado al matutino porteño.

La mujer contó que salió "todo bien" y que las próximas 72 horas serán cruciales en su evolución. "Agradezco a la familia que nos donó el órgano", dijo Gabriela. Y recordó que hasta ayer el ginecólogo se encontraba muy grave: "Estaba sedado, no podía hablar. Teníamos miedo de que, por su estado de salud, no llegara al momento del trasplante".

El corazón compatible con el del médico apareció ayer. A las 20, pocas horas después, ingresó a uno de los quirófanos de la Fundación Favaloro.

Al momento de ser operado, el médico estaba fuertemente sedado. "No podía hablar y no sabíamos si nos podía entender", relató la esposa del médico, quien de todos modos señaló que le dijeron que había aparecido el órgano que necesitaba.

Jorge Rodríguez Kissner es obstetra y ginecólogo del Hospital Evita Perón, de la ciudad bonaerense de Berazategui. El 12 de diciembre pasado, un día después de atender varios partos, se levantó con dificultades respiratorias y un fuerte dolor en el pecho. Pensó que tenía un infarto y le pidió a la esposa que lo llevaran al hospital. Pero no era un infarto: se trataba de una miocarditis de origen viral fulminante.