Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Polémica y repudio sobre dichos de Berlusconi
El primer ministro italiano hizo referencia a los denominados "vuelos de la muerte", en un acto en Cerdeña, y sus dichos fueron repudiados por las Abuelas de Plaza de Mayo
18 de febrero de 2009
Las declaraciones del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, sobre los denominados "vuelos de la muerte" en los que desaparecidos fueron lanzados al mar durante la última dictadura militar generaron polémica y repudio.

Tal como puede verse en un video del mítin electoral de cierre de campaña para las elecciones regionales en Cerdeña, ocurrido el viernes último, Berlusconi, famoso por sus salidas y chistes, bromeó con los "vuelos de la muerte" y los desaparecidos que hubo en la Argentina durante la dictadura.

Berlusconi, que aparece junto al candidato a gobernador de la región, Ugo Cappellacci, como es común en sus discursos de campaña, acusa a la izquierda de demonizarlo, y de compararlo no sólo con Hitler y Mussolini, sino hasta con un dictador argentino. Acto seguido hace el chiste.

"Yo nunca insulté a nadie [...]. Recibí muchos insultos [...] La izquierda no hace otra cosa que insultarme. De mí dijeron de todo los señores de la izquierda: que soy el ogro de Arcore [localidad cercana a Milán donde Berlusconi tiene su residencia], que soy como Hitler, que soy como Mussolini, o como ese dictador argentino que se deshacía de sus opositores llevándolos en avión con una pelota, después abrían la puerta les daban la pelota y les decían: «Es una linda jornada afuera, vayan un poco a jugar», que hace reír pero es dramático".

El chiste de Berlusconi pasó desapercibido en la mayoría de la prensa italiana, con excepción de un periodista del diario L´Unitá, que tomó nota del comentario del premier italiano.

La reacción no se hizo esperar y la cancillería argentina citó hoy al embajador italiano, Stefano Ronca, para expresarle la "profunda preocupación y el malestar" del Gobierno por las declaraciones atribuidas al presidente del Consejo de Ministros de ese país, según indicaron fuentes del Palacio San Martín.

Fuentes dijeron a la agencia DyN que el jefe de Gabinete de la Cancillería, Alberto D´Alotto, se entrevistó en su despacho con el diplomático italiano, quien le manifestó que "estaba tratando de verificar los dichos, y se comprometió a informar a la brevedad" a las mismas autoridades.

Críticas de familiares. La presidenta de la organización de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, afirmó que esa es "una frase sumamente lesiva para el sentimiento de los argentinos en general y de los familiares en particular".

"Las abuelas estamos ofendidas, sobre todo porque para los argentinos ha habido siempre desde Italia una gran solidaridad, tanto de parte de los gobiernos anteriores como de parte de la Justicia", declaró Carlotto y agregó: "A nosotros nos duele muchísimo que él se arrogue el derecho a la ofensa".

Una de las referentes de las Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora, Taty Almeida, manifestó por su parte su "más absoluto repudio" a las expresiones atribuidas a Berlusconi. "Realmente son declaraciones de terror, es lamentable lo que ha dicho este señor y merece el más absoluto repudio porque ofende e insulta la memoria de nuestros hijos", señaló Almeida.

La dirigente de las Madres, que reclaman por la desaparición de sus hijos durante la dictadura, sostuvo que "es repudiable que tomara a broma esos episodios tan negros de la vida argentina". "Quiso transmitirlo ligeramente como un chiste, pero es una falta de respeto total, porque significa ignorar que estos hechos aberrantes fueron delitos de lesa humanidad", denunció.

Interpelación. En tanto, el diputado italo-argentino Ricardo Merlo anticipó que pedirá una interpelación para que Berlusconi aclare sus dichos sobre los denominados "vuelos de la muerte".

Los "vuelos de la muerte" fueron uno de los atroces métodos utilizados por la dictadura militar argentina para desaparecer a los detenidos, arrojándolos desde gran altura.