Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
9 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Para Carrió, el Gobierno "está haciendo las cosas al revés"
La apocalíptica líder de la CC planteó que, antes de intervenir en el mercado de granos, el Estado debería disminuir la carga fiscal al agro. Alertó sobre la crisis económica en el país
2 de marzo de 2009
Pocas horas después de que Cristina Kirchner dejara claro que el Gobierno estudia instrumentos para aumentar la intervención del Estado en la economía, aunque sin referirse específicamente al control de la comercialización de granos, la iniciativa recibió renovadas críticas de la oposición.

Elisa Carrió cuestionó al Gobierno por volver a mostrar "dificultad para dialogar", lo acusó de estar haciendo "las cosas al revés" y advirtió sobre el "enorme impacto" que la crisis económica global podría tener en la Argentina.

"Lo que tiene que enfrentar el Gobierno, no es quién comercializa, sino como disminuye la carga fiscal de la actividad agraria", planteó Carrió en declaraciones a radio Continental, según el diario La Nación.com.

Sus palabras parecieron un intento por reinstalar el reclamo por las retenciones, que la Casa Rosada ya aclaró que no está dispuesta a discutir y que pretende anular, justamente, con la modificación del sistema de comercialización de granos.

"Se están haciendo las cosas al revés. Esto se dialoga, necesita la opinión de técnicos. Acá lo importante, antes que nada, es sacar el shock de desconfianza del agro y reemplazarlo por un shock de confianza.", planteó la líder de la Coalición Cívica.

En el mismo sentido, arremetió: "El Gobierno pone en discusión cosas que no son centrales. Acá lo importante es cómo hacer para sostener la producción, cómo evitar que quiebren los productores y no olvidar que la soja es la que financia al trigo y al maíz".

Por otra parte, insistió con que la debacle económica mundial se hará sentir con fuerza en el país y abogó por una activa participación del Congreso para hacer frente a la crisis. "Desde el Parlamento hay que tratar de que el impacto no caiga de lleno en los argentinos", afirmó.

Ayer, en la inauguración de las sesiones ordinarias en el Congreso, Cristina Kirchner eludió las precisiones, pero afirmó: "Es necesario contar con nuevos instrumentos que den cuenta de los nuevos tiempos económicos y políticos que corren en la Argentina y en el mundo, donde ya no es necesario que se denueste al Estado, pero es necesario lograr instrumentos nuevos que nos permitan intervenir adecuadamente en la economía para preservar el trabajo y la generación de la actividad económica".