Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
11 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cristina Kirchner volvió a pedir celeridad a la Justicia
Otra vez se trenzó con la jueza Argibay: "Los únicos que pueden juzgar y encarcelar son los jueces. La responsabilidad le corresponde a ellos", afirmó la Presidenta
6 de marzo de 2009
La réplica de Cristina Kirchner a los duros cuestionamientos que ayer hizo la jueza de la Corte Suprema, Carmen Argibay, no se hizo esperar.

Durante un acto en Olivos, la Presidenta desestimó cada uno de los planteos de la magistrada, insistió con el reclamo de mayor celeridad en las causas por delitos de lesa humanidad y resaltó que el Poder Judicial es "el único que puede juzgar y encarcelar" a quienes delinquen. Además, volvió a embestir contra la prensa.

La jefa del Estado se detuvo en cada uno de los puntos que fueron eje de las críticas de Argibay. "Respecto de la designación de jueces", comenzó, "es inexacto vincular el tema con la inseguridad. No hay causas paralizadas porque falte un juez titular. Todas tienen un juez subrogante", retrucó. Y recordó que el Congreso "sancionó las leyes para agilizar los trámites de subrogancia".

La réplica más dura giró en torno a las advertencias de Argibay sobre la falta de colaboración de la Casa Rosada para acelerar los juicios contra represores.

"Las causas por [delitos] de lesa humanidad están demoradas por las constantes demoras de los jueces y chicanas y esto es fácilmente verificable", arremetió la jefa del Estado, según informa el diario La Nación.

Enseguida enfatizó que la Corte "tiene que cumplir con su rol de superintendencia" del Poder Judicial y aclaró que ello no implica influir en las decisiones de los jueces, sino "intimar para que cada juez cumpla con los plazos que establece la Justicia. Cada uno tiene que cumplir el rol que le asigna la Constitución".

En este punto, volvió a cuestionar el fallo de la Cámara de Casación Penal que en diciembre del año pasado ordenó liberar a 20 represores, entre ellos Alfredo Astiz y Jorge Acosta. "Es un disparate que haya jueces que hayan intentado dejar en libertad a Astiz", lanzó.

Responsabilidad. "Todos tenemos responsabilidad, pero en materia de justicia y de liberación de detenidos la responsabilidad es exclusiva del Poder Judicial. Y esto no es echarle la culpa a otro poder. Por la división de poderes, los únicos que pueden juzgar y encarcelar en la Argentina son los jueces".

No se detuvo allí: "Se pueden comprar patrulleros, construir comisarías y formar policías, pero, en lo que hace a juzgar y a no liberar a personas peligrosas, la responsabilidad le corresponde a los jueces".

En su mensaje, la Presidenta combinó las críticas por las demoras en las causas por violaciones a los derechos humanos con los señalamientos sobre la responsabilidad de la Justicia en el combate de la inseguridad.

"La dicotomía garantismo-mano dura no existe. Hay Justicia o no la hay. A secas. Y cada uno debe hacerse cargo de la parte que le corresponde. La Justicia cuenta con los elementos para que las personas que constituyen un peligro para la sociedad no sean liberadas", aseguró tras referirse al caso del acusado por violación que quedó en libertad por la falta de una firma en un certificado médico.

"Necesitamos una Justicia más eficaz, con mayor celeridad y que no cometa errores, una Justicia a secas para los que delinquen y violan las leyes, sea por derechos humanos o por delitos comunes".