Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Aumentan 7,3 por ciento a jubilados y pensionados
La mínima subirá a 827,23 pesos. Es el segundo y último incremento del año por la ley de Movilidad. Regirá desde septiembre. En el año el ajuste es de casi el 20%
14 de agosto de 2009
Los haberes de los jubilados y pensionados tendrán un aumento del 7,34% a partir de septiembre que, sumado al incremento del 11,69% de marzo, acercan al 20% la mejora de este año.

Con este segundo ajuste, que responde a la ley de movilidad que rige desde este año, el haber mínimo se elevará a 827,23 pesos.

Así lo anunció hoy Diego Bossio, el director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), en compañía de los ministros de Economía y de Trabajo, Amado Boudou y Carlos Tomada.

"Hasta hace poco ?dijo Boudou- esto era un sueño que parecía imposible". El ministro agregó: "Sabiendo que no es suficiente", pero que estamos en el camino".

Cerca de 6 millones de jubilados del sistema nacional, beneficiarios de pensiones no contributivas y veteranos de la guerra de Malvinas, serán alcanzados por la mejora de haberes. En cambio, excluirá a los beneficiarios del régimen de jubilación docente, para quienes se aplica un esquema de movilidad propio desde julio pasado.

"La mejora de los haberes es equivalente a la mejora de salarios de los activos ¿Qué mejor inclusión jubilatoria que ésta?", se preguntó Tomada. El ministro de la cartera laboral destacó la importancia del "crecimiento del 45% del empleo registrado", desde 1998 hasta el presente año, y subrayó este elemento como "base de todo el sistema que da sustento al sistema de la seguridad social".

"Volver la movilidad jubilatoria en un hecho emergente de la mejora salarios y de la mejora en la recaudación", aseguró Tomada.

La norma, votada el año pasado por el Congreso, determina que los aumentos se establecen en función de una fórmula calculada a partir del promedio de la evolución que tuvieron los salarios que surge del cálculo que realiza el polémico Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y el alza de la recaudación por beneficiario de los recursos tributarios que recibe el sistema jubilatorio.