Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Ni hombre, ni mujer: la atleta Semeneya es hermafrodita
Según una diario la corredora sudafricana carece de útero, y en lugar de ovarios tiene testículos internos que produce una elevada cantidad de testosterona
11 de septiembre de 2009
Otra vez la sexualidad de la atleta Caster Semeneya es foco de polémicas.

Según publica el diario australiano “The Daily Telegraph”, la corredora sudafricana carece de útero, y en lugar de ovarios tiene testículos internos que produce una elevada cantidad de testosterona.

La teoría se desprende de los resultados de las pruebas a las que Semenya fue sometida para determinar su sexo, estudios a los que habrían accedido a través de "una fuente cercana a la investigación de la Federación Internacional de Atletismo (IAFF)".

El organismo mundial estaría, además, dispuesto a prohibirle a la sudafricana participar de futuras competiciones y a quitarle la medalla de oro conseguida en los 800 metros en el último Mundial de Atletismo de Berlín. Otra posibilidad sería, según el Telegraph, entregarle una segunda medalla de oro a la keniata Janeth Jepkosgei, que obtuvo el segundo puesto.

Por su parte, la IAFF evitó afirmar o desmentir la noticia, y aseguró que los tests de feminidad realizados a Semenya serán examinados por un grupo de médicos y que el resultado se publicará cerca del 20 de noviembre.

Caster Semenya se quedó con la medalla de oro en la máxima cita anual del atletismo celebrada en Berlín. En los 800 metros llanos, hizo un tiempo de 1.55.45, mejor marca del año. Tras la carrera, sus rivales elevaron las sospechas sobre su sexo, y la IAFF hizo público que había pedido estudios que verificaran su género, ya que las pruebas realizadas previamente al Mundial arrojaba niveles de testosterona tres veces mayores a los normales.