Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
14 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Por miedo al embargo, aviones argentinos no viajan al exterior
Se trata de dos Boeing que están preparados para cubrir rutas internacionales y sólo se usan en cabotaje. Al parecer el temor ante ante los holdouts puede más
14 de septiembre de 2009
La buena noticia, hace algunos meses, fue la compra del primer avión propio en los últimos 17 años y la ampliaciónd e la flota con dos modernas aeronaves.

Sin embargo, no todas las noticias son buenas ya que esos aviones no salen al exterior pese a que tienen una autonomía de 6000 kilómetros, que pueden transportar alrededor de 150 pasajeros y que vuelan a 900 kilómetros por hora, los Boeing 737 700 NX (Next Generation) se utilizan para cabotaje.

El motivo es que sean embargados por los inquietos tenedores de bonos en default si pisan una pista en el exterior.

De todas maneras, se hizo el intento. El martes de la semana pasada uno de ellos cubrió la ruta Buenos Aires-Caracas. Desde el presidente, Mariano Recalde, hasta el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi estuvieron atentos a ese vuelo. Si bien existía confianza en que el largo brazo de los bonistas no había llegado a Venezuela, había cierta inquietud. El avión fue y volvió sin problemas y todos respiraron.

La limitación con la que debe convivir la compañía aérea se gestó en la decisión del Gobierno de mantener en default aproximadamente el 25% de la deuda. La embestida para cobrar se ha esparcido por el mundo y Aerolíneas Argentinas es una de las más afectadas, hasta el punto de ponerla en la difícil situación de no poder contar con parte de su flota más moderna para salir del país.

En abril se presentó el primero de los dos aviones propios. Se gastaron US$ 76 millones, que, según dijeron en la firma, provinieron de un crédito del Banco Nación y de aportes del Tesoro nacional. Ambos fueron comprados directamente a la Boeing. En forma paralela, se firmó un acuerdo para sumar a la flota 10 aeronaves nuevas en leasing (alquiler), con un costo mensual de US$ 200.000.

"Actualmente se están usando para salir del país las aeronaves que se trajeron por leasing , mientras que las propias se usan para vuelos de cabotaje", dijo una alta fuente de la empresa. Enseguida aclaró: "Si es necesario, las vamos a sacar del país pero, por el momento, vuelan acá". Sucede que las aeronaves alquiladas no son propiedad de la empresa argentina, sino de quien las entrega en leasing . Por eso no pueden ser embargadas por deudores con ganas de cobrarse sus cuentas. Se le preguntó a la fuente si la razón de la decisión era el temor a los embargos: "Es una cuestión preventiva", se limitó a decir.

Hay otra situación anormal que en este caso juega a favor de la empresa. Más allá de tener el poder, el control y la gestión en Aerolíneas y en Austral, las dos compañías siguen siendo de Marsans. El proceso de expropiación de las acciones de las sociedades aún transcurre por los vericuetos judiciales, sin que ninguna de las dos partes, ni el Estado ni Marsans, haga mucho para que la causa termine. La situación deja conformes a todos: los aviones técnicamente serían de Marsans; por lo tanto, no pueden ser embargados por deudas del Estado.