Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de octubre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La cacerola volvió a las calles para repudiar Ley de Medios
Hubo manifestaciones en Barrio Norte, Belgrano y Palermo contra el proyecto oficial. La consigna era llamar a un cacerolazo nacional porque "hay mucha bronca"
22 de septiembre de 2009
Y un día la cacerola volvió a los barrios porteños. Lo que nació como una manera de protesta popular se transformó en un reclamo característico de sectores minoritarios de la Ciudad de Buenos Aires. Esta vez los vecinos de Barrio Norte, Palermo y Belgrano salieron a rechazar la ley de medios que impulsa el Gobierno y criticaron el "autoritarismo" de la presidenta Cristina Kirchner.

Con una consigna poco clara y que pareció copiar lo que supuestamente ellos mismos repudian, la convocatoria se realizó por correo electrónico, mensajes de texto y llamadas telefónicas que empezaron a circular durante el fin de semana bajo el slogan de llamar a un cacerolazo nacional porque "hay mucha bronca".

El epicentro de la protesta fue la esquina de Callao y Santa Fe, donde unas 600 personas se autoconvocaron y cortaron ambas avenidas durante casi una hora, entre las 20 y las 21, donde estuvieron custodiados por efectivos de la Guardia de Infantería de la Policía Federal, para evitar incidentes que no se produjeron.

La manifestación en esta esquina comenzó tímidamente cuando empezaron a sonar algunas cacerolas desde los balcones. Los vecinos fueron tomando coraje y bajaron hasta la vereda.

A las 21, ya estaba cortada la avenida Santa Fe, y según decían los manifestantes protestaban "contra la ley de medios y actitudes autoritarias de la Presidenta", quien se encuentra en Nueva York.

Entre los que protestaban había propietarios de edificios de la zona, jóvenes y algunos chacareros, según dijeron los propios manifestantes en el lugar. En el momento de mayor concentración de gente sumaban unas 600 personas. Ya en ese momento, no había nadie en los balcones y todos se habían volcado a la calle.

Antes de que la manifestación se disolviera, uno de los vecinos tomó la palabra y dijo en voz alta: "Nos vamos a juntar acá todos los días de 20 a 21 hasta que la Presidenta escuche qué quiere decir el pueblo".

"Protestamos por la ley de medios y porque estamos en contra de actitudes autoritarias", expresó Miguel Jonte, quien dijo que vive en Barrio Norte y es dueño de un campo.

La misma manifestación se repitió en algunos balcones de la zona de Palermo y en edificios del barrio Las Cañitas, aunque los vecinos no ganaron la calle, sino que se contentaron con hacer oír su protesta golpeando cacerolas desde sus propias viviendas.

El mail de la convocatoria hablaba de que iba a haber una manifestación en todo el país, que no se verificó. Lo que sí quedó claro es la confusión radicalizada en el mensaje poco claro de la protesta: "las cosas se van a poner muy pesadas" para el Gobierno "de aquí hasta el 10 de diciembre de 2009".