Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Doble atentado en Irak: más de 130 muertos
Más de 130 personas murieron y otras 500 resultaron heridas a raíz de un atentado con coches bomba que afectó edificios gubernamentales en Bagdad. Conmoción
25 de octubre de 2009
Al menos 130 personas murieron y más de 500 resultaron heridas hoy en Bagdad en dos atentados suicidas con camiones bomba perpetrados contra edificios del gobierno, informó el ministro de Sanidad iraquí Saleh al Hasnawi.

Según el portavoz del gobierno iraquí Ali al Dabbagh, "las explosiones que tuvieron lugar hoy llevan el sello de Al Qaeda y (el partido) Al Baath." Irak anunció además tres días de luto nacional como consecuencia de las explosiones, informa la agencia DPA.

El primer atacante hizo detonar su vehículo cargado de explosivos junto al Ministerio de Justicia. El segundo lo hizo casi simultáneamente ante el consejo de gobierno de la provincia, según las fuentes.

Una densa columna de humo se elevaba de los edificios en el centro de la ciudad. Las fuertes explosiones destruyeron también decenas de vehículos estacionados en la zona y provocaron derrumbes parciales en edificios cercanos.

"Las explosiones fueron tan atronadoras que todo el mundo quedó preso del horror y el pánico, y después una gigantesca nube de humo se elevó sobre la ciudad", dijo el fotógrafo Habib al Lami, que se hospeda en un hotel cercano al lugar.

La zona en la que se produjeron los atentados está muy cerca de la llamada Zona Verde, fuertemente protegida, donde se encuentra la embajada estadounidense y las oficinas del primer ministro Nuri al-Maliki.

El mayor general Qassim Atta, vocero del Servicio de Seguridad de Bagdad , confirmó que las explosiones fueron causadas por coches bomba. Y sostuvo, al referirse a los autores, "ellos están atacando al gobierno y el proceso político del país".

Por su parte, Yasmeen Afdhal, un empleado de 24 años de la sede del Gobierno de Bagdad, dijo que tras la primera explosión decenas de empleados comenzaron a escapar del edificio. "Las paredes se derrumbaron y tuvimos que salir corriendo", relató el joven, que no resultó herido en la explosión. En cuestión de segundos, el humo negro cubrió el área donde ocurrieron los ataques y las ambulancias y autobombas comenzaron a llegar a toda velocidad al lugar.

Mohammed al-Rubaiey, un miembro shiíta del Consejo Provincial de Bagdad , dijo que al menos 25 miembros del personal del Consejo habían muerto en las explosiones y que los heridos estaban siendo trasladados a hospitales. "Esta es una lucha política, el precio de la cual estamos pagando", opinó. "Cada político es responsable e incluso el gobierno es responsable, al igual que los líderes de seguridad''.