Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
12 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cruz Roja dijo estar desbordada por la tragedia en Haití
El organismo enviará 40 toneladas de medicamentos e insumos médicos. "No tenemos equipamiento", dijo el vocero de la entidad en la isla. Más de 100.000 muertos
14 de enero de 2010
"Hay tanta gente que necesita ayuda (...) No tenemos equipamiento, no tenemos bolsas para los cuerpos". Con esas palabras, Pericles Jean-Baptiste, vocero de la Cruz Roja en Haití, describió la caótica situación que atraviesa la organización humanitaria, acostumbrada a lidiar con desastres en un país golpeado por la pobreza, las catástrofes naturales y la inestabilidad política.

La conmoción no cede y la desesperación se acrecienta con el correr de las horas en Haití, donde miles de rescatistas trabajan contrarreloj en la remoción de escombros buscando sobrevivientes de la tragedia provocada por el sismo que devastó anteayer a la isla.

A raíz de ello, el Comité internacional de la Cruz Roja (CICR) enviará 40 toneladas de medicamentos y material médico a Haití para socorrer a miles de personas heridas por el violento sismo que afectó a ese país anteayer. Las 40 toneladas listas para partir en un avión de transporte incluyen en particular "botiquines especializados, habitualmente utilizados para atender heridos durante conflictos así como botiquines de base que permiten la atención a 10.000 personas durante tres meses", precisó el portavoz, Florian Westphal.

Por otra parte, un equipo de once miembros del CICR, de los cuales dos son encargados de poner en contacto a familiares separados, partió de Ginebra esta mañana con destino a Puerto Príncipe. El CICR prevé también enviar al país afectado "en los próximos días un experto encargado del tratamiento y la identificación de los cadáveres", agregó Westphal.

En ese contexto, cientos de habitantes traumatizados pasaron la noche en parques y calles de la capital del país, temiendo más réplicas del catastrófico sismo que derrumbó casas y edificios gubernamentales y sepultó a miles de personas. Según las primeras estimaciones de las autoridades locales habría más de 100.000 muertos.

La Cruz Roja estima que hasta tres millones de personas, un tercio de la población nacional, habrían sido afectadas por el terremoto y que llevaría uno o dos días tener una idea clara de los daños sufridos, según el vocero Paul Conneally.

En tanto, miles de sobrevivientes temen regresar a sus precarias viviendas y pasan las horas en lugares abiertos, donde grupos de mujeres cantan canciones tradicionales en la oscuridad y rezan por las víctimas. "Ellas cantan porque quieren que Dios haga algo. Quieren que Dios las ayude. Todos queremos", dijo el empleado del Hotel Villa Creole, Dermene Duma, que perdió a cuatro familiares.

Decenas de miles de haitianos recorren las calles aturdidos y llorando por las caóticas y destruidas calles de Puerto Príncipe, buscando ayuda de manera desesperada. Los cadáveres están a la vista por toda la ciudad, bajo los escombros o tendidos junto a las calles.