Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
26 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cada vez más hundida, Grecia obtuvo 110.000 M de euros
La UE le otorgó 80.000 M y el resto lo pondrá el FMI. Es para que pueda sortear en tres años la amenaza del default y no arrastre a otros países del continente a la crisis
3 de mayo de 2010
Un paquete de 110.000 millones de euros para tres años. Grecia, con unas finanzas públicas catastróficas y la imposibilidad de refinanciar su deuda en los mercados, consiguió al fin ayer el compromiso de sus socios de la Eurozona de no dejarla caer. La Unión Europea (UE), luego de varias cumbres extraordinarias que acabaron sólo con buenas palabras, tuvo ayer que poner la pistola cargada sobre la mesa.

Según informó el diario Clarín, el plan de rescate -préstamos que ya este año sumarán 45.000 millones- es inédito en la zona euro y debería servir para tranquilizar a los mercados y taponar la hemorragia griega antes de que la infección contamine a otros países, como España y Portugal. Un gran salvataje para evitar el "efecto contagio".

Los ministros de Finanzas de la Eurozona acordaron ayer en Bruselas prestar a Atenas 80.000 millones de euros en tres años a los que se sumarán otros 30.000 millones del FMI. Con esas ayudas, Grecia debe evitar hacer un default que perjudicaría, básicamente, a los bancos franceses y alemanes, principales tenedores de los más de 300.000 millones de euros de deuda que acumula Grecia.

El acuerdo de ayer debe todavía ser ratificado por los jefes de gobierno de la Eurozona en una cumbre extraordinaria que se celebrará el viernes día 7, pero ése sería el último retraso. Atenas debe reembolsar 9.000 millones en bonos el día 19, por lo que el dinero debe llegar a Atenas en menos de 12 días. Además, el Parlamento alemán debe dar su visto bueno. El 11 de abril, la UE y el FMI habían aprobado un paquete de ayuda, pero el acuerdo de ayer aumenta la cifra y lo hace efectivo.

Yorgos Papandreu, primer ministro griego, se felicitó ayer de la asistencia de sus socios y dijo que el plan "no tiene precedentes a nivel mundial". Algo que puede interpretarse como una muestra de la solidaridad europea con uno de sus miembros pero también como una señal de la calamitosa situación griega. El jefe de la misión del FMI en Grecia decía ayer que Atenas debe hacer "ajustes presupuestarios sin precedentes".

Alemania ha apoyado el rescate y lo ha hecho antes de las cruciales elecciones en la región de Renania-Westfalia, con 18 millones de habitantes y motor industrial alemán, donde la coalición de Angela Merkel podría perder la mayoría en la Cámara Alta de Berlín. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, decía ayer en Bruselas que era su deber "defender la estabilidad de la zona euro en su conjunto" y que esperaba que Atenas cumpliera "palabra a palabra" lo prometido.

Su homóloga francesa, Christine Lagarde, que desde el principio defendió el plan, hablaba de "dar un señal muy fuerte". Algunos fueron más claros. El finlandés Jyrki Katainen decía anoche que "Grecia es un país comparable a Lehman Brothers", el banco estadounidense que al quebrar hizo estallar la crisis financiera mundial.

A cambio de la ayuda de sus socios, el gobierno griego se comprometió ayer oficialmente con la UE y el FMI a aplicar un durísimo plan de ajuste. Papandreu intentó ir preparando a los griegos al asegurar que el plan impone "grandes sacrificios, duros pero necesarios, sin los cuales Grecia iría a la bancarrota". A partir de ahora, se acabaron los dos salarios extraordinarios de los funcionarios griegos y se subirá el IVA del 21% al 23%, segunda alza del año. Se subirán también un 10% los impuestos al alcohol y al tabaco, se rebajarán las pensiones, y se aumentará la edad de jubilación de 63 a 67 años. En total, Grecia espera ahorrar 30.000 millones de euros para rebajar hasta el 2,6% en 2014 su actual déficit público que se acerca al 14%. Según el acuerdo, Atenas debe recortar el déficit hasta un 8,1% este año, 7,6% en 2011, 6,5% en 2012, 4,9% en 2013 y 2,6% en 2014.

Todo esto será controlado por el Banco Central Europeo y el FMI. Según el semanario alemán Der Spiegel, el FMI podría vigilar las cuentas griegas durante toda una década. De acuerdo con la prensa helena, los sindicatos griegos ya llamaron a las movilizaciones. Acusan a su gobierno, a la UE y al FMI de aplicar medidas "antisociales" y de "rebajar el salario de los funcionarios hasta un 35%".

El recorte en el gasto del gobierno griego implicará, además, que la economía caerá, según la UE, un 4 por ciento este año, el doble de lo previsto. Papandreu había dicho ayer a sus ministros que "los griegos deben elegir entre la catástrofe y el sacrificio". Para el miércoles hay convocada en Grecia una huelga general.