Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de octubre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Ponen 720.000 M de euros para que la crisis no se expanda
La UE busca evitar el derrumbe del euro. El Bloque aportará 500 mil y el FMI otros 220 mil. Se trata de un fondo para ayudar a los países socios de la Unión en problemas
10 de mayo de 2010
Los ministros de Finanzas de la Unión Europea acordaron un plan de ayudas financieras cuyo monto es inédito en la historia: 720.000 millones de euros. El comisario europeo de Economía, Olli Rehn, aseguró que la UE sostendrá el euro "cueste lo que cueste".

El plan acordado anoche consiste en 60.000 millones de euros de la Comisión Europea en préstamos directos, más 440.000 millones en préstamos bilaterales y garantías de préstamos de los miembros de la UE a disposición de los países que tengan necesidades acuciantes de financiación, informó el diario Clarín.

A este plan se añadirían 220.000 millones de euros del FMI, lo que subiría el monto hasta un mínimo de 720.000 millones. Pero quien pida plata -porque está "ante una seria amenaza que puede provocar alteraciones económicas y financieras"- tendrá que hacerlo a la griega, después de aprobar un duro plan de ajuste.

Sin nombrar a nadie, anoche todos apuntaban a Portugal, España, Irlanda e Italia. E indirectamente al resto, porque los bancos alemanes, franceses y británicos son tenedores, respectivamente, de 500.000, 400.000 y 350.000 millones de euros de bonos españoles, irlandeses, portugueses y griegos.

De ser necesario, el Banco Central Europeo entraría también en el juego comprando deuda pública de los países más afectados. Todo para no echar en brazos de los especuladores a quienes están sufriendo el aumento de los intereses de sus bonos.

Si los mercados se creen el plan, la UE habrá pasado una prueba y puesto a salvo, al menos a corto plazo, su moneda. Al cierre de esta edición, la bolsa de Tokio abría en leve alza.

Washington también metió presión a los europeos. Según anunciaban fuentes de la delegación alemana en la cumbre de Bruselas del viernes -y confirmaba horas más tarde la Casa Blanca- Barack Obama había telefoneado a Angela Merkel para mostrarle el apoyo estadounidense a Europa.

Ayer, Obama ya exigía a Merkel -en una segunda llamada en tres días- una fuerte reacción europea ante la expansión de la crisis. Según la Casa Blanca -citada por la agencia AFP- Obama había pedido a Merkel "medidas enérgicas para restablecer la confianza de los mercados".

El viernes Merkel habló de un "combate de políticos contra mercados", Berlusconi de "estado de emergencia" y Sarkozy de "movilización general". Anoche los ministros decidieron, en la práctica, multiplicar por siete el sistema que pusieron en marcha para ayudar a Grecia.

El ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, reconocía a su llegada ayer a Bruselas que la UE no podía permitirse "decepcionar a los mercados". Para Borg, los especuladores son "una horda" que actúa "como una jauría de lobos que atacará a los miembros más débiles y los destrozará".

Los responsables europeos cruzan ahora los dedos para que las bolsas abran hoy al alza, el euro aguante y los europeos no tengan que volver a aprender a contar en marcos, francos y pesetas.

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía y asesor económico en la Casa Blanca durante la presidencia de Bill Clinton, decía el viernes que "si los europeos no arreglan sus problemas institucionales, el futuro del euro puede ser muy breve".

Para añadir más incertidumbre, Londres se descolgó. El ministro de Finanzas, Alistair Darling, dijo que el Reino Unido "No dará asistencia al euro". Suecia, también fuera de la Eurozona, fue menos diplomática: "Nuestros contribuyentes no están dispuestos a financiar a los griegos que se jubilan a los 40 ó 50 años".