Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
¿Crisis en el Reino Unido? Renunció Gordon Brown
Su renuncia pone punto final a 13 años de Gobierno laborista. La reina Isabel II convocará al líder de la oposición, el conservador David Cameron, para formar un nuevo Gobierno
11 de mayo de 2010
La reina Isabel II aceptó hoy la dimisión del laborista Gordon Brown como primer ministro del Reino Unido para dar paso a la formación de un nuevo gobierno liderado por el conservador David Cameron.

En un breve comunicado, el palacio de Buckingham confirmó que la soberana había aceptado la renuncia de Brown, quien pasó unos 20 minutos en audiencia con la soberana en su residencia oficial en Londres.

Previamente, Brown había anunciado su decisión de renunciar tras fracasar las negociaciones para la formación de un gobierno con los liberales.

Las conversaciones se rompieron por el descontento creciente con el proceso entre los diputados laboristas y la convicción de los negociadores liberales de que los laboristas no tenían la autoridad suficiente para garantizarles lo que prometían.

La renuncia de Brown es la segunda en tan sólo unas horas. Ayer anunció su dimisión como líder laborista. Sin embargo, entonces lo hizo con la intención de mantenerse unos meses en el cargo y forjar un acuerdo con los liberal demócratas.

En los últimos días, Brown expresó su deseo de dedicar los próximos años a la escritura y al trabajo solidario en instituciones benéficas. Circunstancias que le alejan de los instintos fenicios de su predecesor Tony Blair.

Su final político abre el melón de su sucesión al frente del laborismo, que empezará a resolverse a partir de mañana. El favorito es el responsable de Exteriores, David Miliband, pero hay otros nombres. Entre ellos, el delfín favorito del premier, Ed Balls, o outsiders como Andy Burnham, Jon Cruddas o Alan Johnson.

La renuncia de Brown pone punto final a 13 años de Gobierno laborista y es el epílogo de su breve mandato, marcado por su incapacidad para conectar con los ciudadanos y por las tribulaciones del desplome bursátil y la crisis económica. Brown ganó crédito entre los líderes mundiales por su respuesta rápida y eficaz a la crisis del sistema bancario, pero su éxito no detuvo la sangría de su popularidad, bajo mínimos durante casi todos los meses de su mandato.

El laborismo y el Reino Unido deberán mirar ahora adelante. El laborismo, en busca de un líder joven y dinámico. El Reino Unido, expectante ante su primer Gobierno de coalición en tiempo de paz.