Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Gobierno denunció un "mensaje mafioso" en historieta
A través del jefe de Gabinete acusó a Sergio Langer y Rubén Mira, los autores de "La Nelly", por un chiste publicado en la contratapa del matutino
12 de mayo de 2010
El Gobierno volvió a denunciar ayer como un "gesto mafioso" una tira de humor publicada en el diario Clarín. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, acusó a Sergio Langer y Rubén Mira, los autores de "La Nelly", por un chiste publicado en la contratapa del matutino el domingo pasado.

"Es un gesto mafioso", denunció el funcionario, en referencia a que en la historieta, los autores ironizaron con el casamiento entre dos policías, uno de apellido Carbone y otro Sosa. Aníbal Fernández entendió que era un mensaje a la custodia presidencial.

"Cabo Sosa... ¿acepta por esposo al principal Carbone? Afirmativo, acepto", fue la frase que irritó al Gobierno. La Presidenta tiene a su custodio, Diego Carbone, con el cargo precisamente de principal de la Policía Federal, tal cual lo nombran en la tira humorística. Además, Pablo Sosa, que era ayudante, también era parte del cuerpo de seguridad de la jefa del Estado hasta que dejó ese cargo hace dos meses.

Ayer, ante la polémica, uno de los autores dijo que se había tratado de una "casualidad". "El tema de los nombres es hasta bizarro -sostuvo Langer-. Si esto forma parte de una campaña, debo tener un chip incrustado en el cerebro." Y añadió, informó el diario La Nación: "En el diario, nos movemos con libertad y nadie nos dice lo que tenemos que poner".

También contó cómo habían surgido los dos apellidos para el chiste. "Buscamos nombres de fantasía que respondan al perfil de un policía. Rubén Mira (el coautor) me pasó Cabo Sosa y Sargento Balmaceda. Yo los cambié por el de un policía, custodio del barrio donde vivo, que se llama Miguel Carbone", abundó Langer.

Esta no es la primera vez que el Gobierno acusa a los dibujantes del diario Clarín . Cristina Kirchner, en un acto en la Plaza de Mayo en medio del conflicto con el campo en 2008, había denunciado que una caricatura de Hermenegildo Sabat había sido un mensaje "cuasi mafioso" en su contra.

En la tira publicada el domingo, aparece una primera viñeta en la que se ve a dos hombres en el Registro Civil y un texto que dice: "¿Qué pasa que estamos sin vigilancia?". Uno de los protagonistas responde: "Los canas están con el juez". En el siguiente cuadro, se dice que los policías están practicando para aplicar la nueva ley de matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Los responsables de la seguridad de la Presidenta son el cabo Sosa y el principal Carbone -denunció Aníbal Fernández en radio La Red-. "Ambos existen, con nombre y rango. No es una casualidad. Algunos, para no perder sus privilegios, nos mandan a los mastines." En rigor, Sosa no era cabo, sino ayudante.

"El jefe de Gabinete no sólo muestra un sesgo discriminatorio al ofenderse, sino que también ratifica que este Gobierno no tiene tolerancia con el humor", planteó la diputada radical Silvia Guidici.