Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
26 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Se viene una Wi-Fi más veloz
Un nuevo formato de transmisión inalámbrica de datos permitirá que las conexiones por Wi-Fi sean dentro de 2 años hasta 10 veces más rápidas que las actuales
12 de mayo de 2010
Esta organización con sede en Texas, propietaria de la marca Wi-Fi y encargada de certificar que los aparatos electrónicos cumplan los estándares de esa tecnología, se alió con un socio japonés -Wireless Gigabit Alliance (WiGig Alliance)- para difundir las especificaciones de ese nuevo formato.

Con ellas todo el sector podrá trabajar sobre los mismos estándares, lo que permitirá que las aplicaciones y dispositivos que se desarrollen con esa tecnología, que ocupará la banda de 60 gigahercios, sean compatibles entre sí.

Con una conexión Wi-Fi de tan amplio ancho de banda, de 60 gigahercios frente a los 2,4 y 5 gigahercios sobre los que opera el Wi-Fi convencional de la actualidad, se podrán realizar tareas ahora imposibles o excesivamente lentas. Uno de los ejemplos que antes se podrán ver en el mercado será la transmisión inalámbrica de una película en alta definición desde un reproductor o una computadora personal a la televisión, sin necesidad del cable HDMI que comienza a popularizarse ahora.

"La conexión de dispositivos a 60 gigahercios supondrá una trascendental mejora en las capacidades Wi-Fi de hoy en día. Aumentará la utilidad de tecnologías utilizadas por cientos de millones de personas cada día", aseguró el responsable ejecutivo de Wi-Fi Alliance, Edgar Figueroa, en un comunicado.

Sobre una banda de 60 gigahercios, la velocidad de transmisión inalámbrica de datos podrá medirse en gigabytes por segundo, mientras que con el actual estándar de Wi-Fi esos intercambios se miden por sólo decenas de megabytes por segundo, según explicaron los responsables del nuevo formato.

La generalización de este estándar, que requerirá al menos dos años, podría ser realmente el comienzo de las redes informáticas sin cables en el hogar, aunque su alcance será más reducido, por lo que la señal podría tener problemas para superar las paredes que separan dos habitaciones, por ejemplo.