Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Asombro: un nene único sobreviviente de desastre aéreo
Se investigan las causas del accidente del Airbus A330-200 que se estrelló en Trípoli matando a 103 personas, y el único superviviente fue un niño holandés
13 de mayo de 2010
Los expertos internacionales empezaron este jueves a investigar las causas del accidente del Airbus A330-200 que se estrelló el miércoles en Trípoli matando a
103 personas, cuyo único superviviente, un niño holandés, seguía hospitalizado pero en "buen" estado.

El niño, originario de Tilburg (sur de Holanda), tiene nueve años y se llama Ruben, confirmó el ministerio de Relaciones Exteriores holandés, precisando que su madre, su padre y su hermano figuran entre las víctimas.

Siddiq ben Dilla, el médico que lo operó, indicó que el estado de salud del niño es "bueno".

"Se está recuperando, empieza a hablar y ha pedido comer", explicó a la AFP el médico, que aseguró haber "reparado todas las fracturas" sufridas en las piernas.

El médico dijo también que la memoria del niño es buena, dando por prueba que Ruben sonrió al ver llegar a su lado a su tía paterna y a su tío materno.

Los dos familiares seguían junto al niño este jueves por la tarde, en la unidad de cuidados intensivos del servicio de pediatría del hospital Al Jadra, según un periodista de la AFP.

Ruben podría ser repatriado dentro de dos días si su estado sigue mejorando, añadió el doctor.

El niño volvía de un safari en Sudáfrica, con su hermano de 11 años y sus padres, indicó la prensa holandesa.

Del lado de la investigación, este jueves se celebró una primera reunión de la comisión encargada de esclarecer la tragedia. La comisión está formada por dos expertos franceses del Buró de Investigaciones y Análisis (BEA), cinco del constructor
aeronáutico europeo Airbus, y otros investigadores libios y sudafricanos, además de dos observadores holandeses.

El ministro libio de Transportes, Mohamed Zidane, entregó las dos cajas negras del aparato a la comisión.

Según las convenciones internacionales, Libia debe dirigir la investigación, en la que participa también el país constructor del aparato comprado por la compañía libia Al Afriqiyah, en este caso Francia.

El viernes se espera que lleguen a Trípoli expertos estadounidenses del Consejo Nacional de Seguridad de Transportes (NTSB), para participar en la investigación, anunció el presidente del consejo de administración de Al Afriqiyah, Sabri Shadi.

El responsable indicó que "se espera la publicación de un informe preliminar en los próximos días", aunque previno que "los resultados definitivos no se conocerán hasta dentro de varios días o incluso varias semanas".

El gobierno libio descartó el miércoles la hipótesis de un atentado terrorista contra el vuelo del A330 procedente de Johannesburgo.

Por otro lado, las familias de los holandeses fallecidos en el accidente -70, según un nuevo balance- llegaron a Trípoli y empezaron a identificar los cuerpos, a la espera de su repatriación, según una fuente diplomática holandesa.

"La compañía dispuso todo tipo de facilidades para la venida de las familias y su estancia en Trípoli", declaró el diplomáticos, pidiendo el anonimato.

Entre las víctimas figuran, además de los 70 holandeses, pasajeros de nacionalidad sudafricana, alemana, finlandesa, francesa, británica, filipina y zimbabuense. Los once miembros de la tripulación eran libios.

El avión se estrelló a las 06H00 (04H00 GMT), al aterrizar. El A330, un aparato nuevo, fue comprado por la aerolínea Al Afriqiyah en septiembre de 2009, según el ministro libio de Transportes, Mohamed Zidane.

El aparato se dislocó por completo, y tras el accidente, miles de trozos estaban esparcidos en una amplia zona, a unos 500 metros del extremo de la pista de aterrizaje.