Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Destino Sudáfrica: Brasil, el eterno anhelo de ser campeón
La selección llega como una de las favoritas. El único país que jugó todas las ediciones de la Copa del Mundo: entrenador discutido e histórico. Kaká y Julio César, figuras
14 de mayo de 2010
En una Copa Mundial de la FIFA, decir que Brasil llega como favorito supone casi una redundancia.

Para la selección que atesora cinco títulos mundiales, no existe otra opción que no sea luchar por otra estrella más para la camiseta amarilla.

Su técnico, Dunga, defendió los colores del combinado nacional como jugador en tres citas mundialistas, y es consciente de la presión que le aguarda: cualquier resultado distinto al "hexacampeonato" tiene muchas posibilidades de ser considerado un fracaso.

Para alcanzar este objetivo tuvo una etapa clasificatoria cómoda aunque con ojo crítico de sus seguidores.

A pesar de terminar primera, con nueve victorias, siete empates y dos derrotas, y de haberse clasificado a tres jornadas de la conclusión, la Seleção recibió varios abucheos, por ejemplo durante la secuencia de empates a 0-0 en casa, contra Argentina, Bolivia y Colombia.

El equipo se puso verdaderamente en marcha a partir de abril de 2009, al sumar cinco triunfos consecutivos, dos de ellos históricos: un 0-4 sobre Uruguay en el Centenario de Montevideo y un 1-3 ante Argentina en Rosario. Este último encuentro selló el boleto para Sudáfrica.

En este marco con respecto a sus figuras no resulta fácil resaltar un nombre concreto en un país con tanto talento, pero el año 2009 sirvió para ratificar la importancia de algunos jugadores, como el guardameta Júlio César, que encarna la fortaleza defensiva brasileña.

La campaña de la Copa FIFA Confederaciones también consagró a Kaká, quien asumió la condición de líder y se adjudicó el Balón de Oro adidas, y a Luís Fabiano, máximo goleador, con cinco tantos, dos de ellos en la remontada ante Estados Unidos en la final (3-2).

Por su parte, cuando se hizo cargo del equipo en agosto de 2006, Carlos Caetano Bledorn Verri, Dunga, ya lo había vivido todo como futbolista de la Seleção: de ser considerado uno de los culpables de la decepción del torneo de 1990 pasó a la alegría de alzar el trofeo cuatro años más tarde.

Pero la misión de dirigir a Brasil representa nada menos que su primer trabajo como técnico. Dunga ha rebatido las críticas a la falta de experiencia y a su esquema supuestamente defensivo de forma irrefutable: ganando.

Fue campeón de la Copa América 2007 y de la Copa FIFA Confederaciones, y clasificó con holgura a sus hombres para la Copa Mundial de la FIFA.

Brasil jugara su Copa del mundo decimonovena consecutiva y es el único país que ha disputado todas las ediciones.

También es el único con cinco títulos: suma 64 victorias, 14 empates y 14 derrotas en 92 encuentros.