Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Trabajadores echaron a 'Patota' Moreno de una papelera
El funcionario quiere eliminar 100 puestos de trabajo en Massuh, empresa en manos del Gobierno. Habló parado sobre una bobina de papel, con silbidos de fondo
14 de mayo de 2010
El conflicto entre los trabajadores y la patronal de la papelera Massuh tuvo ayer uno de sus puntos más álgidos. El propio secretario de Comercio, Guillermo Moreno fue tajante, se dirigió a los trabajadores de Papelera Quilmes y, prepotente dijo: "Yo no quiero echar cien personas, quiero que se vayan por las buenas".

El funcionario no cambió su estrategia y planea, a través de jubilaciones anticipadas, retiros voluntarios, y reubicación de empleados en empresas privadas, convertir la ex papelera Massuh, reabierta por el Gobierno desde mayo 2009 y clausurada hace once días por orden de Moreno, en una cooperativa con sueldos igualitarios de 1500 pesos para cada trabajador, informó el diario Clarín.

Moreno habló parado sobre una bobina de papel, con silbidos de fondo. Su propuesta generó tal mal humor que por poco no se llegó a los golpes. Según pudos aber el matutino, sobraron abucheos e insultos que concluyeron con corridas y funcionarios que abandonaron Quilmes subidos a autos oficiales para salir de la zona a máxima velocidad.

El secretario de Comercio llegó a la fábrica acompañado por el viceministro de Trabajo, Alvaro Ruiz, el presidente del Fideicomiso Banco Nación, Daniel Moreno -que administra la papelera-, y el representante de Moreno y director, Fernando López.

"Esto es un plan de ajuste armado por el Gobierno nacional", dijo a Clarín el delegado gremial Cristian Zanone, que fue quien invitó a Moreno a subirse a las bobinas para dirigirse a todos los trabajadores. En un clima muy caldeado, Ruíz optó por abandonar rápidamente la planta, para evitar el repudio de los trabajadores.

El plan de Moreno es no tocar una coma a lo que se había planteado días atrás. Y no tiene capacidad de injerencia el Ministerio de Trabajo. En la reunión que mantuvieron el martes los trabajadores junto con Carlos Tomada, Ruíz y la viceministra Noemi Rial, reconocieron que lo que primaba en este momento es el plan que, con claro aval de Néstor Kirchner, aplicará Guillermo Moreno.

El plan exige:

20/30 empleados deberían ser reasignados en empresas privadas.

Otros tantos tendrán que aceptar el retiro voluntario, aunque Moreno aclaró que cuantos más sean mejor;

Habrá jubilación anticipada para quienes tengan 62 años o más. Según supo Clarín, son unas 79 personas.

El resto de los empleados pasaría a formar parte de la mencionada cooperativa, con sueldos igualitarios de 1.500 pesos. Con todo, Moreno aclaró que si hay que comprar o arreglar maquinaria, se distribuirá la plata que sobre. En otras palabras, ese sueldo podría reducirse para pagar esa inversión.

Los trabajadores no podían creer lo que escuchaban. Y comenzaron los gritos: "Ustedes no cumplieron, esto tienen que seguir hasta 2011" gritaban algunos trabajadores. Legalmente tienen razón. El fideicomiso firmado por el propio gobierno sostiene que hasta el 20 de noviembre del año que viene la fábrica debe funcionar. Moreno no se quedó a escuchar quejas, y se fue del lugar.

Los trabajadores siguieron discutiendo qué hacer. Decidieron que hoy marcharán hacia Capital, donde tendrán dos blancos de protesta. Por un lado irán a la sede de Nación Fideicomiso, ubicada en Marcelo T. de Alvear al 1400, en Barrio Norte. Luego irán al Ministerio de Trabajo, donde esperan ser recibidos, según les prometieron ayer, por el ministro de Trabajo Tomada.