Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de julio de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Unos 5.000 hinchas argentinos irán a Sudáfrica a alentar
Los paquetes cuestan entre 6.500 y 10.000 dólares por persona, y aún quedan plazas. Las propuestas son variadas e incluyen safaris y otras atracciones turísticas
20 de mayo de 2010
La embajada argentina estima que entre 4.000 y 5.000 hinchas argentinos viajarán en junio al continente africano para acompañar a la selección, que despierta entusiasmo por la calidad de su plantel y la mística que despierta Diego Maradona.

Según las últimas estadísticas de la FIFA, la Argentina es el país de Sudamérica que más entradas vendió hasta el momento.

Por ahora, se adquirieron 25.118 boletos. El segundo lugar es para Brasil, con 18.179.

La clasificación traumática, sumado a las particularidades de este destino exótico en materia de seguridad, distancias e infraestructura fueron condicionantes de la demanda, que se activó recién en marzo, según señalaron los operadores de turismo oficiales de la FIFA.

En la Argentina, son tres los tour operators (Rotamund, Tije y Mundoreps) que ofrecen paquetes con entradas oficiales que varían según la duración de la estadía, la calidad de los servicios y la cantidad de pasajeros. Estas agencias son proveedoras mayoristas de las más pequeñas, de clientes corporativos y, en menor medida, individuales.

Rotamund opera viajes a los mundiales desde Inglaterra ’66. "En comparación con otras copas del mundo, las ventas van más lentas", indicó Roberto Petti, socio gerente de la agencia. "Llevamos 2500 personas a Alemania, y las transacciones habían empezado un año y medio antes. Ahora, por cómo se dio la clasificación, esperamos hasta noviembre, en diciembre lanzamos el producto y la venta se comenzó a mover en marzo", describió Petti. Hasta ahora, llevan vendidos unos 1000 paquetes y esperan vender 300 más.

El caso de Mundoreps, que maneja un menor volumen de pasajeros (alrededor de 650), es diferente. "Para este Mundial vendimos más que para Alemania y muchos más que para Japón, que fue durísimo por la crisis de 2002", dijo a lanacion.com Flavia Montaldo, gerente de operaciones.

Un destino atípico. Sudáfrica planteó desafíos a los operadores y dudas a los viajeros. Las preocupaciones por la seguridad, las distancias entre las sedes de los partidos, la frecuencia de vuelos hacia el continente y la hotelería limitada, según indicaron los operadores, fueron algunos de los escollos que tuvieron que superar.

Estos factores complicaron aún más las cosas para los viajeros independientes, que adquirieron las entradas y luego tuvieron que conseguir alojamiento y movilidad por cuenta propia.

"Es un destino más complicado que Alemania, donde la gente cruzaba las fronteras para hacer excursiones o para dormir, y volvía. No es una cuestión de inseguridad, sino de logística, con distancias que exigen traslados aéreos. Este Mundial exigió que el tour sea contratado a operadores", contó Ricardo Guerrero, director general de Tije Travel.

Los desafíos que planteó la sede de la copa del mundo también se relacionan con las actividades complementarias y hasta con factores climáticos. "A diferencia de Europa, donde hay más variedad de cosas para hacer, al margen del Mundial, en Sudáfrica son muy particulares, como puede ser un safari, o una visita a Ciudad del Cabo, que queda a dos horas de avión de Johannesburgo. Además, hay que tener en cuenta las temperaturas de junio (de entre 4 y 8 grados), y las frecuentes lluvias", explicó Petti.

Aún hay disponibilidad para adquirir los diferentes paquetes, aunque algunos ya se van agotando. ¿Hasta cuándo? Los operadores intentarán cerrar las vacantes en el curso de este mes, para organizar a los pasajeros antes del viaje. Por fuera de los esquemas, quedan abiertas las posibilidades para aquél que, una vez en suelo africano, decida abandonar su vuelo y extender su estadía. Aunque tendrá un costo que sólo el fanatismo puede justificar.