Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Moreno y su sinceridad brutal con la ex papelera Massuh
"Moreno se comprometió a conseguirle trabajo. Moreno, ¿eh? no el Ministerio de Trabajo. Yo me hago cargo, yo", dijo ante los trabajadores el secretario de Comercio
20 de mayo de 2010
El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dio hoy otra muestra de su sinceridad brutal cuando fue grabado sin saberlo por trabajadores de la papelera Quilmes, ex Massuh, que va camino a la quiebra luego de su intervención.

Desde que puso un pie en la planta a pedido de los trabajadores en mayo del año pasado, Moreno fue pura cáscara y no logró estabilizar el funcionamiento de la empresa.

El reciente corte de luz por una deuda de 3,8 millones de pesos que debía pagar el Gobierno fue la última gota que derramó el vaso de los empleados.

El audio de "Moreno sin filtro" captado durante una charla con ellos en su última visita a la fábrica derramó el vaso del secretario de Comercio.

"Ayer a las nueve de la mañana vinieron a cortar la luz, pero los trabajadores pusieron troncos en las puertas para que no pasen. Como la orden estaba tomada, cortaron solo la fase de la planta desde la subestación de Monte Chingolo", explicaron.

"Como el agua sube por una bomba eléctrica, tampoco tenemos agua", completaron. El panorama se agrava para las 12 familias que viven en el barrio lindero a Massuh, que se proveen de la misma fase interrumpida.

"Ahí están las casas de los trabajadores que vienen del interior, son unas 50 personas con chicos, ya no saben qué hacer, hace más de 24 horas que no tienen luz y agua", advirtieron.

La empresa tiene un rojo de $ 2,3 millones con Camesa, y otro de $ 1,3 millones con Edesur. Hasta el miércoles Moreno había conseguido refinanciamientos y el servicio estaba garantizado. Pero desde que se difundieron las rabiosas declaraciones del funcionario en su pasada por la planta del jueves todo cambió.

"El viejo Massuh se pasó cuatro o cinco meses sin pagar y nunca cortaron, desde hace 15 días que están vencidas las factura, pero cortaron ayer", aseguró un delegado de la comisión interna, sospechando que "algo tuvo que ver lo del audio".

La grabación original, a la que tuvo acceso ámbito.com, se captó en uno de los patios cubiertos -para que la prensa no filme el encuentro- y se reprodujo en vivo durante el programa de radio "Sin Vueltas" de FM Plus de Quilmes.

También lo difundió el programa de TV de cable DDT días atrás. Pero nunca había sido publicado sin cortes, con las fallas de origen y los comentarios del periodista Claudio Gentiluomo incluidos.

Las palabras del "auténtico" Moreno son contundentes. Su exposición fue tomada in fragantti con un teléfono celular por uno de los trabajadores. La firmeza del discurso choca con legalidad de las propuestas.

Moreno había ingresado a la papelera de improviso por una puerta trasera. Además, del subsecretario de Relaciones Laborales Álvaro Ruiz, lo acompañaron el administrador de la papelera y titular del Fideicomiso Banco Nación, Daniel Moreno, y un director del fideicomiso que responde a Moreno, de nombre Fernando López. Los empleados se sorprendieron al ver a la cuadrilla, pero no dudaron en ir a escucharlos.

"Todo el mes de abril se les va a pagar completo", prometió parado arriba de una bobina de papel. "Yo cada vez que vengo, vengo voluntariamente porque me fueron a buscar", aclaró antes de desenfundar el indecoroso plan de ajuste para mantener los rodillos funcionando.

"Los que se van, yo digo piénsenlo, porque los que se quedan, no se quedan a vivir de arriba. Y los que se van, se van con jubilación anticipada, con plata en el bolso, o laburo en otro lugar. Y los que se quedan se quedan a remar. Yo no voy a hacer ese descarte, no soy la patronal, a mí me vinieron a buscar, yo estoy acá, no soy la patronal", continuó con tono iracundo.

Cuando Moreno arribó a la papelera todo era color de rosa. Prometió que el Estado nacional se haría cargo de reactivarla con dinero de un fideicomiso del Banco Nación, y entusiasmó a los trabajadores con el pago de los sueldos a término. Sin embargo, el fideicomiso nunca obtuvo aval de la Justicia para conformarse y el rosa se transformó en gris oscuro.

Para salir del paso, Moreno se apegó a la ortodoxia económica e intentó aplicar un plan de ajuste, que los trabajadores rechazaron.

El apriete de cinturón pretendía que 120 de los 500 "opten a la fuerza" -típico del morenismo- por una jubilación anticipada y otro tanto que tome el retiro voluntario. Con los que quedaban -operarios y personal jerárquico- se armaría una cooperativa con un tope salarial universal: 1.500 pesos mensuales. El repudio fue unánime.

El controlador de precios devenido controlador de sueldos, prosiguió: "Si ustedes arman el listado no tengo ningún inconveniente y sino muchachos... yo lo que les digo a ustedes es que los privados, de todos los que vienen, saben que (la planta) tiene un costo exagerado, entonces, este es el momento (de resolverlo) mirándonos todos a los ojos".

Para graficar que los sueldos elevados en la fábrica de papel son inviables, Moreno cita una ejemplo: "Yo me enteré... de un contador en San Justo cobrando 5.600 pesos por mes. ¡En San Justo!", se exaltó fervorosamente, y preguntó por los "libros" donde consta el pago al contador e interroga a los trabajadores, a esta altura fuera de órbita: "¡¿Quién contrató al contador de San Justo?¡".

Hasta que llega el momento de poner en blanco las propuestas turbias: "Muchachos, hay una historia, acá, nos miramos, nos miramos a los ojos, decimos las cosas como son (...) Lo de jubilación anticipada ahí les digo muchachos ¿la verdad? que tienen tanto jubilación anticipada, están firmes, que se yo...¿La verdad, me voy a ir con la jubilación entera? Bueno muchachos será el momento", propuso ante la mirada atónica de los operarios.

Y dobló la apuesta con una curiosa oferta esgrimida en tercera persona para los que acepten el retiro voluntario: "Moreno se comprometió a conseguirle trabajo. Moreno, ¿eh? no el Ministerio de Trabajo. Yo me hago cargo, yo. Hablo con las empresas y los voy a ubicar".

La improvisada coacción de Moreno se interrumpe con una pregunta de un empleado sobre la jubilación anticipada. Moreno respondió: "Eso te lo garantiza el Estado. Yo cuando te digo que nosotros garantizamos la jubilación anticipada, la estamos garantizando. Si vos querés que yo te cuente como abogado, le doy la palabra al doctor. Pero, está garantizada políticamente. Es muy fácil aparte, ahora te voy a explicar: alguien tiene que hacer el aporte para esa persona, y decirme: 'A mí me faltan cinco años de aporte'. Te los puse yo ¿Quién sos? listo, andate".

Otro trabajador le formuló una pregunta por el retiro voluntario y el periodista interviene en el audio. Luego, se vuelve a escuchar a Moreno ofreciendo trabajo para los que dejen sus puestos, como si fueran caramelos. "Te ubico en algún otro lugar, me das tu curriculum y yo te ubico en cualquier otro lado, eso no tengas duda. Yo ubico a los compañeros en el día, (a los) que no quieran jubilaciones y que no quieran retiros voluntarios", cercioró, y en tercera persona otra vez se consulta y responde: "¿Che Moreno usted me ubica? Yo te ubico, así te falte una pata, ¿está claro?".