Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de octubre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Hallan extraño 'mundo perdido' en una selva de Indonesia
Son 8 millones de hectáreas pobladas de especies desconocidas. Descubren plantas, insectos y animales jamás vistos, incluida la "rana pinocho" de la foto
23 de mayo de 2010
El equipo de investigadores de Conservation International (CI) y la National Geographic Society descubrió una selva repleta de insectos y animales nunca antes visto por el hombre, en las montañas Foja, al oeste de Nueva Guinea (Indonesia).

Las montañas Foja son de gran interés por su aislamiento: con unos 8 millones de hectáreas, representan el mayor bloque de selva tropical virgen del sudeste asiático, probablemente el más prístino del planeta.

Cada cadena es como una isla en altura, rodeada por bosques bajos cálidos y húmedos.

Acceder a pie es casi imposible, y para internarse por encima de los 1.000 metros hace falta un helicóptero, difícil de conseguir en la zona.

Expertos dicen que por ello es el hábitat ideal para encontrar especies endémicas, inclusive algunas que no existen en ningún otro lugar del mundo.

Pero al mismo tiempo, esa inaccesibilidad demoró las expediciones, sumado al hecho de que los investigadores necesitaron antes comprometer a los pueblos Kwerba y Papasena en el proyecto de conservación.

Cuando por fin pudieron adentrarse en las selvas montañosas, se encontraron con animales desconocidos, como una paloma multicolor, una rana de nariz larga y un wallaby peludo, del tamaño de un conejo.

Otro animal extraño es un ratón arborícola que rara vez toca el piso. Un gecko de dedos curvos, similar a una lagartija, fue descubierta sólo por el brillo de sus ojos. Los científicos hallaron además un murciélago que utiliza su larga lengua para libar el néctar de las flores.

Por las noches, los expedicionarios encendieron potentes luces para atraer a los insectos.

Así lograron descubrir más de dos docenas de polillas y mariposas diferentes que probablemente también sean especies que jamás fueron descriptas por el hombre.