Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
26 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Destino Sudáfrica: Holanda quiere volver a ser potencia
Cabeza de serie al cumplir una clasificatoria invicta, Holanda necesita volver a las fuentes y ser protagonista en el Mundial del 2010. Nunca logró ganar una Copa del Mundo
24 de mayo de 2010
Los "naranjas" viajarán a Sudáfrica con un objetivo bien claro: 32 años después de fracasar en Argentina, donde perdieron por 3-1 en la prórroga de aquella final de 1978 y cuatro años antes cuando también habían perdido el partido decisivio ante otra anfitriona, Alemania, necesitan una final.

Desde la retirada de Rinus Michels, y con la excepción del título europeo de 1988, los diversos sucesores de la generación Cruyff no lograron alcanzar nunca más aquella instancia trascendental.

El conjunto holandés tiene fama de practicar un juego vistoso, pero carente de la solidez necesaria para llegar hasta el final: eso es lo que intenta cambiar el técnico Bert van Marwijk desde que se hizo cargo del equipo, después de una decepcionante Eurocopa 2008.

La historia, al menos, respalda a Arjen Robben y compañía. La última selección que selló su boleto para una Copa Mundial de la FIFA sin dejar escapar ni un solo punto, Alemania camino de la cita de 1982, disputó la final.

Estos herederos de "la naranja mecánica" no ocultan sus grandes ambiciones y, una vez más, disponen en teoría de todas las cualidades para apuntar alto.

Con un invicto de ocho victorias en otros tantos encuentros, el registro con el combinado nacional de Van Marwijk, ex entrenador del Feyenoord de Rotterdam, es impecable en la serie clasificatoria.

En un Grupo 9 en el que Noruega y Escocia eran los rivales por un puesto en Sudáfrica, los holandeses recibieron, paradójicamente, sus dos únicos goles (anotaron 17) contra Islandia y la ARY de Macedonia.

En Glasgow y Oslo, Dirk Kuyt y los suyos se impusieron por el mínimo margen (1-0), si bien mostrando una impresionante firmeza defensiva.

El suegro de Mark van Bommel tuvo una carrera modesta como futbolista (tan sólo fue convocado una vez con la selección), pero en cambio exhibe un currícula mucho más abultada como DT.

Sobre todo, en el del Feyenoord, club con el que alzó la Copa de la UEFA en 2002. Después de dos años en el Borussia Dortmund regresó a su país, el escenario de sus mayores éxitos, y conquistó la Copa de Holanda.

Aunque su estilo es diferente al de Van Basten, en el plano táctico no ha variado nada.

"Marco instauró un 4-2-3-1. Los jugadores han adquirido automatismos que quiero mantener", señala Van Marwijk, quien ha incorporado a su cuerpo técnico a dos ex internacionales de peso, Phillip Cocu y Frank de Boer.

Una juiciosa elección de ayudantes. Hasta la fecha, su balance es perfecto.

Después de que Edwin van der Sar y Ruud van Nistelrooy renunciasen a la selección, Van Marwijk tuvo que retocar el equipo confeccionada por Van Basten, aunque sin modificar su base fundamental.

Los hombres clave son Arjen Robben, Joris Mathijsen, André Ooijer, Dirk Kuyt, Mark van Bommel, Klaas Jan Huntelaar y Giovanni van Bronckhorst, todos ellos ya presentes durante la etapa de San Marco.

Rafael van der Vaart, Robin van Persie, Nigel de Jong y Wesley Sneijder también continúan siendo fijos.

Holanda disputará en Sudáfrica su novena fase final de la Copa Mundial de la FIFA, que tiene como mejor antecedesnte haber jugado dos finales de la gran cita mundialista, cayendo en ambas oportunidad con las anfitrionas Alemania en 1974 y Argentina en 1978.

Su mejor actuación en los últimos 20 años fue el cuarto puesto que alcanzaron en Francia 1998.