Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Argentina se despidió de la mejor manera
Goleó 5 a 0 a la débil Canadá con dos goles de Maxi Rodríguez, y uno de Di María, Tévez y Agüero. Messi, anunciado como titular, no jugó, para cuidarlo
24 de mayo de 2010
Con dos goles de Maxi Rodríguez, uno de Angel Di María, Carlos Tevez y otro de Sergio Agüero, el equipo de Maradona venció a los canadienses por 5 a 0 en el partido de despedida de la Selección del público antes de viajar rumbo a Sudáfrica para disputar el Mundial.

El seleccionado argentino goleó hoy a Canadá por 5 a 0 en el último amistoso internacional antes de viajar para disputar la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, en un partido que sirvió para despedir al equipo y como festejo del Bicentenario.

Los goles del conjunto dirigido por Diego Maradona los convirtieron Maximiliano Rodríguez -2-, Angel Di María, a los 15, 31 y 36 minutos del primer tiempo, respectivamente, y sellaron el resultado Carlos Tevez y Sergio Agüero, a los 16’ y 25’ del complemento.

En un principio Lionel Messi iba a formar un tridente ofensivo con Carlos Tevez y Gonzalo Higuaín, pero la ‘Pulga’ quedó descartado a último momento por aquel golpe en un entrenamiento con Javier Mascherano. Su lugar lo ocupó Javier Pastore.

El seleccionado nacional comenzó el partido tocando la pelota hasta los 15 minutos del primer tiempo, donde no tuvo profundidad hasta una gran acción individual de Pastore, que recibió una infracción en el borde del área sobre el sector izquierdo.

Ahí la llave de la ventaja la tuvo Maxi Rodríguez, quien ejecutó un tiro libre preciso al segundo palo del arquero Patrick Onstad para estampar el 1 a 0 y, desde ese momento todo fue tranquilidad de Maradona y aplausos de los hinchas.

Ante la tibieza del rival, Jonás Gutiérrez dejó la línea de cuatro por derecha para sumarse a la línea de volantes y generar un poco más de fútbol, mientras Mascherano no tuvo trabajo en la marca y se dedicó a distribuir juego.

En ese contexto el peso de sus individualidades le alcanzó a la Argentina para que el último amistoso internacional antes de la Copa del Mundo se transforme en un entrenamiento.

Se sumó Higuaín y colaboró Tevez en la sintonía del resto de sus compañeros a la media hora de la primera parte al abrir la defensa canadiense y cederle la pelota una vez más a Maxi Rodríguez, que convirtió su segundo tanto.

Con la victoria sellada a falta de 60 minutos, todos quisieron su gol. Esta vez fue el turno de Angel Di María, que remató de zurda, con tres dedos y de media distancia. Fue el 3 a 0 para hacer completo el festejo del Bicentenario.

Sobre el final del primer tiempo hubo susto por una falta que recibió Maxi Rodríguez, que fue la primera modificación en el inicio del complemento por precaución.

Hasta Gabriel Heinze casi festeja su gol con un cabezazo que llegó con lo justo a mandar al córner el arquero Onstad.

Higuaín enganchó ante la marca de un defensor canadiense y su zurdazo no tuvo puntería, mientras Maradona se quemó las manos aplaudiendo al delantero del Real Madrid.

Ante la falta de emociones por estar todo resuelto, Maradona dispuso modificaciones para que sus convocados sumen minutos de fútbol, incluyendo a Clemente Rodríguez y Mario Bolatti.

Tevez, la figura de la cancha, tuvo su premio después de una cesión de Higuaín para que el ‘Apache’ defina con el arco vacío.

El pedido de todo el estadio Monumental por Martín Palermo retumbó en los oídos del entrenador y lo hizo ingresar por Higuaín, quien aunque no marcó cumplió una buena actuación, también saltó a la cancha Ariel Garcé por Pastore.

La frutilla del postre la puso Sergio Agüero entró por Tevez y en su primer contacto con la pelota selló el resultado con un par de enganches y una definición al segundo palo.

La gente se quedó con las ganas de ver a Messi, pero se fue satisfecha por la cantidad de goles y porque fue una despedida auspiciosa –ante un rival discreto- la del seleccionado a pocos días de comenzar la carrera por la gloria en Sudáfrica.