Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una noche a puro talento en la reapertura del Teatro Colón
La función comenzó con el Himno y luego el "Huemac", de Pascual de Rogatis, fragmentos de "El Lago de los cisnes", de Tchaikovski, y de la Boheme, de Puccini
24 de mayo de 2010
El Teatro Colón volvió a brillar, con una extraordinaria reapertura a puro talento.

La función comenzó pasadas las 20:30 con la interpretación del Himno y luego se sucedieron el "Huemac", de Pascual de Rogatis, y fragmentos de "El Lago de los cisnes", de Tchaikovski, a cargo de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y el Ballet Estable del Teatro Colón.

Además, el broche de oro fue un acto La Boheme, de Puccini.

A las 23 terminó la obra, que reunió a unos 2700 invitados, entre políticos, artistas y funcionarios locales y del extranjero, entre otros

El legendario Teatro Colón, que ha recibido a grandes como el tenor Enrico Caruso y la soprano María Callas, reabrió sus puertas tras millonarios trabajos de restauración.

La reapertura, que coincidió con las celebraciones del bicentenario del primer gobierno patrio de Argentina y con los 102 años de la fundación del teatro, fue engalanada con una fastuosa función de ballet y ópera.

Los 8.202 metros cuadrados del Teatro Colón, cuyo foso puede dar capacidad a 120 músicos y posee una de las acústicas más perfectas del mundo, recibieron a unos 2.700 invitados.

Declarado Monumento Histórico Nacional en 1989, la restauración y ampliación de todo el edificio de estilo francés costó $ 350 millones y comenzó en noviembre de 2006.

Además de recuperar el color original de la sala principal mediante la remoción de viejas capas de pintura y restaurar casi 2.600 piezas de mobiliario, fueron refaccionados 200 artefactos de iluminación, incluyendo una impactante lámpara de araña, y hasta el telón de 1936, además de presentar uno nuevo.

También hubo una redefinición de espacios de talleres, camerinos, salas de ensayo y lugares de esparcimiento, y se ajustaron sistemas como el de aire acondicionado, seguridad contra incendios e instalaciones eléctricas.