Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Destino Sudáfrica: Rattín, el “animal” que fue héroe
El Mundial 1966 Argentina tuvo una destacada actuación: Pudo llegar más alto si no hubieran existido arbitrajes sospechosos. La mítica expulsión de Rattin
27 de mayo de 2010
Por Roberto Aguirre Blanco

El larguirucho capitán del seleccionado nacional, Antonio Ubaldo Rattín, estaba parado y no podía entender lo que el árbitro alemán quería decirle, pidió un traductor y se “comió” la decisión más injusta de su carrera: la expulsión.

No era poca cosa, en los cuartos de final de la Copa del mundo 1966 ante el local Inglaterra en el estadio de Wembley, la salida del mediocampista argentino desequilibraba el esquema defensivo que había planteado Juan Carlos Lorenzo para ese choque.

Todo había empezado con una fuerte falta en el zona media del campo de juego que hizo enojar la juez Rudolf Kreitlein y provocó la expulsión de Rattín aunque la falta fue cometida por Roberto Perfumo.

Los 90 mil espectadores bramaban antes la discusión y el manejo del tiempo que hizo Rattín, quien muy vivo, a sabiendas que no podía cambiar la decisión del juez, intentó enfriar el partido todo lo que pudo.

Tardó en retirarse, siguió peleándose con quien se le acercara, cuando se retiraba se sentó en la alfombra de la reina y estrujo la bandera británica de uno de los mástiles del campo de juego: ¡sacrilegio! .

La flema inglesa se fue al quinto infierno y desde las plateas y tribunas le tiraron restos de cervezas y chocolatines al jugador de Boca quien tardó más de 15 minutos en retirarse, mientras lo ingleses enloquecidos le gritaban a los argentinos “animals”.

El partido se reanudó y la presión inglesa hizo el resto y así a los 33 minutos del segundo tiempo vino el gol de Hurts y Argentina quedó eliminada en los cuartos de final en su mejor actuación desde 1930 en la Copa Mundial.

Un equipo con mixtura de marca y creación que pergeño Juan Carlos Lorenzo se solidificó en competencia y fue segundo en su grupo, tras vencer en el debut a España (2-1) , para luego empatar con Alemania Federal (0-0) y derrotar en el tercer choque clasificatorio a Suiza por 2 a 0.

Era un equipo que contaba con la experiencia del arquero Antonio Roma, de Rattín, Roberto Ferreiro y Jorge Solari, más la calidad de jóvenes promesas como Perfumo y Silvio Marzolini.

Asimismo tuvo la calidad futbolística de Ermindo Onega en su esplendor y la potencia goleadora de Luis Artime y Oscar “pinino” Más.

Ese equipo levantó la imagen de Argentina en los mundiales tras los fracasos de 1958 y 1962, pero luego no tuvo continuidad y no se sostuvo en calidad, situación que derivó, junto a la desorganización de la eliminación e México 1970.

Veinte años antes de la “mano de Dios”, Rattín fue el primer vengador que con la casaca celeste y blanca les mojó la oreja a los creadores del fútbol, pero detrás del hecho deportivo, había olor a resarcimiento histórico.
Video de la noticia