Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Tras el paro en la línea B de subtes, se normaliza el servicio
Este ramal que une el Correo Central con la estación Los Incas suspendió este jueves el servicio debido a un conflicto en el gremio de la UTA
27 de mayo de 2010
El servicio de la línea B del subte comenzó a normalizarse a las 7.35 luego de un nuevo episodio del conflicto gremial que evitó esta madrugada que las formaciones se pusieran en funcionamiento.

“Ya se están moviendo los trenes”, dijo el dirigente de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) Raúl Gerónimo, quien explicó que “la medida de fuerza” respondió “una discusión por categorías” de trabajadores que representa.

La gerente de Relaciones Institucionales de Metrovías, Lucila Maldonado, afirmó hoy que “personal de la UTA”, la Unión Tranviarios Automotor, “se tiró a las vías” e “impidió la salida de los coches” de la línea B del subte, que une las estaciones de Leandro N. Alem y Los Incas.

“Esta es una instancia más dentro del conflicto gremial tan conocido que el año pasado escaló tan fuertemente”, sintetizó y advirtió que “es un episodio sumamente vergonzoso, donde si no es un bando es el otro el que impide que se brinde el servicio”.

En diálogo con radio Mitre, la vocera de la empresa concesionaria de las seis líneas del subte y el Premetro expresó que “la UTA impidió la salida de los coches”‘ en el horario de inicio del servicio, a las 5.

“Nosotros intentamos salir igual con nuestro personal jerárquico pero el personal de la UTA se tiró a las vías. De esta manera anularon el sistema de señales, por lo que no se puede dar servicio”, manifestó.

Maldonado indicó que “la UTA lo que no quiere es que esta asociación (de metrodelegados) que se empezó a gestar hace ya tiempo, tome más fuerza de la que viene teniendo”.

Señaló también que “la línea B es una línea transversal que pasa por una serie de puntos neurálgicos uniendo un montón de trenes y llega hasta el microcentro”, de modo que perjudica a “un montón de usuarios”.