Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Ponen a la venta 800 entradas adicionales para la final
La FIFA pone a la venta 800 entradas adicionales para la final del Mundial 2010. Ya se vendieron el 96% de los boletos de los 2,88 millones que estaban disponibles para el torneo
27 de mayo de 2010
La pasión por el Mundial de Sudáfrica 2010 ya se vive en las calles y en el ambiente de todo el mundo, no solamente en el país anfitrión, y ahora la FIFA sacó a la venta unos 800 entradas adicionales para ver la final que se disputará el 11 de julio en Johannesburgo.

La FIFA anunció que a partir de este viernes se pondrán a la venta como parte de un contingente de 90.000 boletos que aún están disponibles para los 64 partidos del evento.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, dijo hoy en el estadio Ellis Park de Johannesburgo que el 96 por ciento de los 2,88 millones de entradas disponibles ha sido ya vendidas a menos de dos semanas para el inicio del Mundial, según un cable de Dpa.

"El objetivo es alcanzar el 97 o 98 por ciento, que se correspondería con las cifras de pasados Mundiales, lo que nos haría muy felices", dijo Valcke.

El contingente adicional de tickets eleva a 160.000 el número de billetes aún disponibles en Internet, a través del "call centre" de FIFA o en agencias de venta de entradas y supermercados de Sudáfrica.

A partir de mañana viernes, además de entradas para la final del 11 de julio en Johannesburgo también habrá boletos para el partido inaugural, el 11 de junio entre Sudáfrica y México (también en Johannesburgo), y para las dos semifinales, en Durban y Ciudad del Cabo.

En etapas previas, la FIFA ha ido poniendo a la venta más entradas conforme la agencia de boletos Match devolvía el papel que no vendía, al igual que las Federaciones Nacionales de todo el mundo.

Los sudafricanos se hicieron con más de un millón de entradas gracias a la ventaja de los precios especiales para los anfitriones, que podían comprar un billete a partir de 20 dólares. Estados Unidos es el segundo país que más tickets compró.