Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Aseguran que internet incentiva a los chicos a leer más
A contramano de lo que sostienen algunos pedagogos, la red de redes estaría sirviendo para interesar a más niños en el hábito de la lectura. Vienen nuevos tiempos
30 de mayo de 2010
Un informe del Ministerio de Educación de la Nación reveló que los niños y adolescentes que utilizan la computadora para buscar información o hacer la tarea son más afectos a los libros.

Este estudio realizado por el Ministerio de Educación de la Nación asegura que el uso de la web puede potenciar el interés por la lectura en los niños y adolescentes.

De acuerdo con su análisis, que se basó en los consumos culturales de los menores de entre 11 y 17 años, el 60% de los chicos que lee al menos tres libros por año utiliza la computadora e internet para buscar información y hacer la tarea. En contrapartida, los que leen apenas una obra de manera anual usan la PC sólo para jugar.

Esta revelación se basa, en parte, en el crecimiento de sitios web orientados a fomentar la lectura entre los más chicos. En la Argentina, por ejemplo, existe la Fundación Leer, que encabeza un proyecto en el que los niños conocen a diferentes autores acordes a su edad e interactúan con ellos a través de distintos links.

Para Fabio Tarasow, coordinador de Educación y Nuevas Tecnologías de Flacso, "los chicos no leen menos porque usen Messenger. Leen menos porque hacen otras cosas que les resultan más interesantes".

Por lo tanto, cuando esta tendencia es revertida, naturalmente vuelve su curiosidad por las bibliotecas.

Por otra parte, los expertos señalaron que actualmente los menores leen más en la pantalla que en papel, situación que, en parte, cambia la forma de consumo.

"En internet, el lector se encuentra con hipertextos. Se propone una lectura no secuencial, a medida del usuario, porque es él mismo el que decide hasta dónde llegar. El libro, en cambio, exige una lectura más sostenida y ordenada", sostuvo al diario Clarín Anabella Saks, del Área Educativa de Fundación Leer.