Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
26 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los "Elefantes" de mayor a menor: ganaron, no alcanzó
Costa de Marfil le ganó a Corea del Norte 3 a 0 y quedó fuera de los octavos. Necesitaban golear y no lo logró: Se "pincharon" al final. Otro africano afuera de la Copa del Mundo
25 de mayo de 2010
Lo peleó hasta el final, soñó con el milagro, pero finalmente la luz de la esperanza se apagó luego de 90 minutos en los que Costa de Marfil fue muy superior al mezquino y pobre juego de los norcoreanos.

Como era de esperarse, los marfileños salieron a buscar el primer gol desde el comienzo, con el monopolio total de la pelota y un esquema con mucho juego, con la inclusión de Gervinho desde el arranque para no dejar a Didier Drogba en la soledad de pelear cuerpo a cuerpo en el área.

Así, los africanos tuvieron algunas chances de gol claras como para abrir el marcador, pero fallaron Gervinho y Drogba, aunque a los 13 apareció Yaya Touré para acariciar el balón con su pie derecho y ponerlo abajo, junto al palo izquierdo del arquero Ri MyongGuk. 1-0.

Con el primer gol adentro, a Costa de Marfil se le simplificaron un poco más las cosas, porque había roto el cerco defensivo surcoreano y jugaba con otro tipo de presión. Así llegó el segundo, seis minutos después. Primero lo tuvo Drogba, pero su remate reventó el travesaño. El rebote lo capturó Romaric, y de cabeza puso el 2-0.

Pero luego de ese gol, el partido entró en un bache, porque Costa de Marfil dilapidó las pocas chances claras que tuvo y Corea del Norte sólo se dedicó a defender.

Por eso, la segunda mitad aburrió. Porque fue un monólogo de un equipo que iba y encontraba una pared defensiva de casi ocho hombres.

A nueve minutos del final recién llegó el tercero de los africanos, por parte de Kalou, quien anticipó al arquero tras un centro cruzado y anotó con su pie derecho, 3-0. Merecido, pero demasiado corto para un equipo que luchó hasta donde le dio la cuerda.