Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Gobierno estudia volver a usar reservas para pagar deuda
Con el pago del Boden 2012 se agotarán los u$s 4.382 M disponibles para cancelar vencimientos con bonistas. Otra vez los K hacen con la plata de la gente lo que quieren
12 de mayo de 2010
Las reservas del Banco Central, que llegaron el jueves pasado a u$s 50.162 millones y están muy cerca del récord de marzo del 2008, son una tentación para el Gobierno.

En los pasillos oficiales festejaron como un triunfo propio el hecho de que las arcas del Central sigan robusteciéndose. Sucede que el Ejecutivo, después de crear el Fondo de Desendeudamiento, demostró que está dispuesto a tomar fondos del BCRA para cancelar deuda en lugar de buscar un financiamiento hoy caro en los mercados. Lo hizo este año: ya lleva utilizados u$s 2.000 millones para cancelar deuda; y en agosto se hará de otros u$s 2.200 millones para afrontar el vencimiento del Boden 2012. Así, ya habrá gastado la totalidad del fondo destinado a pagar a bonistas, ya que no necesitaba “permiso” para cancelar pasivos con organismos internacionales (eran u$s 2.187 millones).

La novedad, según confirmó el diario El Cronista, ahora es que en el Gobierno no descartan reeditar otro fondo el año próximo para pagar deuda a los bonistas. “Vamos a ver, cada medida tiene que ver con el momento. Fue correcta la decisión debido al excedente de reservas que tiene el BCRA, tomamos esa determinación en base a un análisis técnico donde no se daña la estabilidad financiera”, indicó una alta fuente de Economía al matutino porteño.

La lógica oficial es que resulta menos costoso y más beneficioso para el país recurrir eventualmente otra vez a las reservas del BCRA (que rinden 0,5%) que endeudarse en los mercados para capear la brecha de financiamiento. “Pagar con reservas es mejor que hacer revolving de la deuda. Incluso el mercado no lo toma mal, quizás los fundamentalistas o la oposición, pero es mejor financiarte casi a tasa cero que convalidar un costo elevado en el mercado”, explican en Economía.

De hecho, todavía, resulta “conservadora” la estrategia de solicitar las utilidades del BCRA del año pasado, unos $ 23.500 millones, ya que solo se giraron $ 1.500 millones para tapar el déficit a principios de año, principalmente en febrero. “No tenemos fecha estipulada para pedir esos fondos, se hará en base a las necesidades”, contestan escuetamente fuentes oficiales. De todas formas, en el mercado creen que en este segundo semestre se hará más palpable el giro de ganancias para cerrar las cuentas fiscales.

Lo cierto es que por ahora habría que darle la derecha al Gobierno. No sólo que la conformación del fondo no produjo sobresaltos en el tipo de cambio, sino que el Central no tuvo problemas para seguir adquiriendo dólares.

Otro tema es la casi endémica fuga de capitales que va más allá incluso de este tema. Pero este año, sin contar lo que va de julio, cuando la autoridad monetaria se habría llevado más de u$s 700 millones, ya sumó más de u$s 5.000 millones mediante sus intervenciones en el mercado cambiario.

El argumento de recrear otro fondo con las reservas del BCRA el año próximo tiene su peso. Habrá que pagar, además de los vencimientos que se repiten este año, unos u$s 800 millones por la reapertura del canje más el cupón PBI que abonará fuerte por el crecimiento del 2010 (siempre paga año vencido).

Según Barclays Capital, el banco que lideró el consorcio de entidades que asesoraron al Gobierno en el canje, la brecha a financiar en 2011 llega a

u$s 13.500 millones. De hecho, no sólo especulan con otro fondo del BCRA sino que hablan de una venta de activos por parte de la ANSeS para sumar dólares al Tesoro. Esta última idea es, por ahora, descartada tajantemente en Economía.

El mercado también develará el misterio. Si el clima financiero mejora durante este segundo semestre lo suficiente para que sea posible una emisión de deuda a tasas “razonables”, las necesidades de golpear las puertas de Reconquista 266 serán menores. Eso no sólo permitiría colocar deuda sino realizar canjes por otros títulos más largos para aliviar el peso de los vencimientos, el denominado “manejo de pasivos”.