Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
14 de noviembre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Esta vez, la tele decidió que el show no debía seguir
Los canales líderes, El Trece y Telefe, decidieron cambiar su programación por la muerte de Romina Yan. Cobertura especial de América y el 9. El 7, vive en un mundo aparte
28 de septiembre de 2010
Por Roberto Aguirre Blanco, de la redacción de Asteriscos.Tv

En un mundo tan competitivo como es la televisión en la Argentina, donde muchas veces por un punto de rating son capaces de cualquier sacrificio y acto de imposición, este martes hubo algo muy diferente.

La muerte de Romina Yan produjo sobre el comienzo del atardecer una conmoción tan grande en el medio que nadie dudó, no sólo en cambiar sus ritmos habituales de programas, sino solidarizarse con la familia que es parte de la misma televisión.

Nuevamente los canales de noticias fueron la cabeza de playa en la información que comenzó a circular con fuerza en las redacciones, con el dato de la muerte misma de la actriz, desde las 17:30, y que nadie, hasta no chequearla, se animó a dar al aire.

Sucedió cerca de las 18:10 cuando en "Infama" de América y en Crónica, con su placa roja, comenzaron a informar de la terrible noticia.

Inmediatamente se armaron programas especiales en los canales de cable mientras en Telefé se levantó el ciclo "Casi Angeles", que produce la madre de Romina Yan, Cris Morena.

El Trece adelantó su noticiero y Telefé, América y 9 le dedicaron casi programación completa, no sólo con la cobertura desde el Hospital de San Isidro donde había poca información, sino sacando al aire a amigos, colegas y periodistas que intentaron hablar sobre lo sucedido.

En los bares porteños y locales donde hay aparatos de televisión, Asteriscos.Tv fue testigo de la conmoción de la gente y la necesidad de informarse sobre la noticia que estuvo en todas las pantallas al mismo tiempo.

Con el correr de los minutos y ya cerca de las 20:30 el rumor comenzó a hacerse fuerte: Marcelo Tinelli había decidido no hacer su programa en vivo de "Showmatch" destrozado pro la noticia de la muerte de la hija de su amigo Gustavo Yankelevich.

El ciclo de El Trece es el programa de mayor rating de la TV nacional con un promedio de 32 puntos y que este martes prometía nuevamente picos de 40 ante la definición del baile de la semana.

En el ahora canal líder nadie dudó, ni puso en duda la determinación de ceder el prime time y colocar en el lugar una película que seguramente le dará muy poco rating.

En tanto, en Telefe, el noticiero se extendió hasta cerca de las 22:00 y luego tras decidir el levantamiento del programa de juegos de Julián Weich, también se determinó que no fuera la telenovela "Caín y Abel", y en su lugar se ubicó el filme "La Terminal" con Tom Hanks.

Los que mandan en la televisión y tienen la "torta" en su poder no tuvieron dudas en cambiar toda su programación en homenaje y respeto a la muerte de Romina Yan, hija de dos personas que hacen la historia de la TV como sus padres.

Además, la figura misma de la actriz fallecida está muy atada a millones de chicos que crecieron cantando las canciones de "Chiquititas", uno de los programas más vistos entre 1996 y 2004.

Como viene siendo costumbre, la televisión pública se manejó con sus propios criterios y en el noticiero de las 20 sólo dedicó 8 minutos a la muerte de Yan, y el resto del informativo a la marcha a los Tribunales de manifestantes por la aplicación de la ley de medios.

En tanto, "6,7,8" ignoró el tema -apenas una mención- y le dedicó el programa a lo que consideraron el "único tema del día".

Las mediciones minuto a minuto marcaban a las 21:30 picos de rating en Telefe y El Trece con 28 y 30 puntos, mientras el 7 apenas lograba 4.

Por una vez, la criticada televisión vernácula, fue casi un ejemplo de solidaridad, y no sólo contó la noticia que la mayoría quería saber sino que ademas cambió el discurso y dijo que no valía la pena que el show debiera seguir.