Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El sueño se terminó
Argentina peleó hasta el fin pero perdió la final de la Davis 3-2 ante Rusia, que obtuvo su segunda "Ensaladera". Nalbandian había igualado 2-2, pero Safin derrotó a Acasuso
3 de diciembre de 2006
El equipo argentino de Copa Davis cayó por 3-2 en la final ante Rusia, que de esta manera se coronó campeón de la edición 2006 del tradicional certamen, instancia a la que el conjunto nacional había llegado por segunda vez en su historia.

El punto decisivo lo logró el local Marat Safin que le ganó al misionero José Acasuso por 6-3, 3-6, 6-3 y 7-6 (7-5), luego de dos horas y 51 minutos, en el Estadio Olímpico de Moscú.

Previamente, David Nalbandian superó a Nikolai Davydenko por 6-2, 6-2, 4-6 y 6-4.

Con la derrota la Argentina perdió la segunda final de Copa Davis de su historia, puesto que había caído en 1981 ante los Estados Unidos.

Nalbandian mantuvo la ilusión:

El cordobés arrancó "enchufado" y con ganas de dar vuelta la historia ante un Nikolai Davydenko que se mostró algo impreciso en algunos pasajes del primer set, donde Nalbandian casi no tuvo fisuras.

Con el ímpetu acostumbrado y un juego con grandes golpes, el unquillense movió por toda la cancha al número uno de Rusia y le logró quebrar dos veces el servicio, para llevarse la primera manga por 6-2.

El público argentino, comandado por Diego Maradona y la propia mamá de Nalbandian, alentó en todo momento al argentino, que comenzó el segundo set sin dejarle ningún resquicio de reacción al tenista europeo.

Así, Nalbandian le volvió a quebrar el saque en el cuarto game y tras mantener el suyo se colocó 4-1, a esa altura, con un juego de alto vuelo en el que no faltaron "toques sutiles", pero también "palazos" profundos.

El segundo parcial también fue para el argentino que directamente barrió de la cancha al ruso, al que volvió a quebrar una vez más para adjudicarse el set por 6-2.

El tercero no le fue para nada sencillo a David, pese a que todo estuvo relativamente parejo, dado que Davydenko quebró en el noveno game y estuvo mucho más aceitado en pelotas que antes se le iban larga, para quedarse con un 6-4, -para él-esperanzador.

El cansancio se hacía notorio en cada pelota, y Davydenko y Nalbandian ya no mostraban tanta movilidad, aunque seguían jugando cada pelota como la última.

Luego de un mejor comienzo del ruso, Nalbandian le puso coraje al partido y lo emparejó e incluso se puso adelante en el marcador.

Todo estaba como al principio, cuando Nalbandian controlaba la cancha, con golpes a las líneas, para que Davydenko comenzara a perder la precisión y así el argentino se puso 5-3, y pese a que le quebraron el servicio en el 5-4, logró la victoria volviendo a ganar sobre el saque del ruso.

Safin fue imparable con el saque:

La decisión de Alberto "Luli" Mancini de darle la responsabilidad del quinto punto al misionero José Acasuso, frente a Marat Safin fue grante y el "Chucho" deja el alma para poder conseguir algo histórico.

Sin embargo, Safin comenzó siendo demoledor, en especial con su temible servicio, que muchas veces dejó "parado" al muchacho nacido en la tierra colorada.

Por eso no extrañó que la segunda raqueta rusa se quedara con el primer parcial con un 6-3 contundente.

Para la segunda manga Acasuso afinó la puntería y puso algo más de garra, apostando a las líneas y al saque, que le dio buenos resultados en esa parte del partido.
Acasuso le devolvió a Safin el 6-3 del inicio y así revitalizó su juego y estiró las esperanzas.

Para el tercer acto, fue Safin el que quebró al argentino y se colocó rápidamente 3-0, en especial porque defendió muy bien cada pelota que Acasuso le enviaba y también porque el saque siguió siendo impecable.

El ruso continuó en gran nivel, apoyado en su servicio, y estuvo más "fino" en puntos decisivos, esos que inclinan la balanza hacia un lado, para finalmente quedarse con el parcial por 6-3.

El cuarto set fue tremendo, con un juego parejo en todo momento, viviendo cada pelota como si fuera la última y un esfuerzo físico incalculable.

Acasuso logró darle ánimo a sus esperanzas tras ganar un punto, que no demasiado importante en el marcador, sino porque se lo adjudicó con una "Gran Willie" incliuida.

Pero Safin estaba iluminado cada vez que tuvo que servir y por eso metió casi 20 "aces" en todo el partido.

Todo fue igual hasta el 6-6 y ahí llegó el momento del "tie break". Safin logró un miniquiebre y tenía ventaja, pero Acasuso salvó un "match pont" para reducir la diferencia a un 5-6 en contra y tenía que servir.

Tras errar el primer saque, Acasuso metió el segundo y con un arduo peloteo, el misionero dejó la derecha en la red, que le permitió a Rusia conseguir su segunda Ensaladera de Plata.