Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
A sangre y fuego, Brasil tomó un bastión de narcos en Río
Centenares de policías apoyados por el Ejército y helicópteros artillados tomaron el control de un enorme conjunto de favelas al norte de Río de Janeiro
28 de noviembre de 2010
Centenares de policías apoyados por el Ejército y helicópteros artillados tomaron el control este domingo de un enorme conjunto de favelas al norte de Rio de Janeiro, bastión de la principal organización delictiva de la ciudad que albergará los Juegos Olímpicos 2016.

Un helicóptero de la Policía Militar en vuelo rasante en una de las entradas de la favela da Grota, una de las 15 que componen el Complexo do Alemao invadido por la policía, marcó el comienzo a las 08H00 locales (10H00 GMT) de este operativo sin precedentes en esta ciudad, que será subsede del Mundial de Fútbol de 2014, y que es conocida tanto por su belleza como por su violencia endémica.

Aproximadamente dos horas después de iniciadas las acciones, la Policía Militar anunciaba que el Complexo do Alemao, en el que habitan unas 400.000 personas, estaba bajo control de las autoridades.

"Tomamos todos los puntos a los que debíamos llegar. Todos fueron alcanzados por los batallones", anunció el comandante de la Policía Militar (PM), Mario Sergio Duarte.

La policía recibió un evidente apoyo de la población, que desde las ventanas de sus casas pedía "paz" con carteles caseros y pañuelos blancos.

Las autoridades señalaron que este domingo la resistencia opuesta por los delincuentes fue menor, luego de horas de tensión desde que el jueves unos 500 traficantes se atrincheraron en las favelas del Complexo do Alemao y mantuvieron intensos intercambios de disparos con la policía.

No tuvimos tanta dificultad (sobre todo) porque las aeronaves de la Policía Civil hicieron vuelos rasantes con apoyo de fuego", dijo Duarte.

Los efectivos de las fuerzas de choque que ingresaron al Complexo tuvieron asimismo apoyo de francotiradores. El perímetro fue asegurado por el Ejército, que proveyó 800 efectivos y decenas de vehículos blindados para la operación, que contó con la participación de 2.600 hombres, según fuentes policiales.

El portavoz de la Policía Militar, coronel Lima Castro, dijo a la prensa que las próximas horas serán sobre todo para "peinar" la zona con el fin de "encontrar heridos, drogas y armamento", ya que "el área es muy grande" y hay "informaciones de que (traficantes) aún están escondidos".

El vocero fue enfático en señalar que no dispone de números sobre la cantidad de detenciones realizadas o sobre eventuales muertos o heridos, o sobre traficantes que hubieran podido huir del lugar.

Entre algunas decenas de detenciones que fueron registradas por los periodistas en el lugar destaca la de Elizeu Felicio de Souza, "o Zeu", uno de los narcotraficantes condenados por el brutal asesinato del periodista Tim Lopes en 2002.

La policía también decomisó material para procesamiento de droga, armas, y municiones.

A última hora de la tarde, el volumen de droga capturado seguía aumentando y los policías retiraban por las escalinatas del Alemao decenas de bloques de cocaína, dosis de crack y un enorme volumen de bolsas de marihuana, constató un periodista de la AFP.

El total recuperado supera las siete toneladas según la oficial Agencia Brasil.

El médico de Bomberos que coordina las operaciones sanitarias, el mayor Edson Gonçalves, señaló a la AFP que "no hubo heridos".

La policía buscaba acabar con el control que la organización delictiva Comando Vermelho (Comando Rojo) mantenía desde hacía dos décadas sobre este conjunto habitacional, uno de los dos bastiones del narcotráfico en Rio de Janeiro junto con la Rocinha, la favela más grande de la ciudad.

A pesar de un ultimátum dado por la policía el sábado para que se rindieran, los delincuentes optaron por permanecer en el lugar, de acuerdo con las autoridades.

La invasión fue el punto culminante de una ofensiva desatada en la última semana tras una ola de ataques a puestos policiales e incendios de vehículos a manos de narcotraficantes, con un saldo de 35 muertos.

"Esta conquista es un paso decisivo para nuestra política de seguridad pública", subrayó el gobernador Sergio Cabral en entrevista con la TV Globo.

La organización Comando Vermelho que controlaba el Alemao, es la mayor y más antigua facción del narcotráfico de Rio de Janeiro.

Nació de una unión de presos políticos del último gobierno militar (1964-85) con reclusos comunes en una aislada prisión local y hoy lucha por sobrevivir tras sangrientas escisiones y batallas internas.