Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
EEUU reclamó que le devuelvan las armas "confiscadas"
El jefe del Comando Sur dijo esperar que el gobierno argentino "devuelva los equipos". "Restricciones" en colaboración con Fuerzas Armadas locales
6 de abril de 2011
Las relaciones entre la Argentina y los Estados Unidos siguen complicadas por el escándalo del avión militar norteamericano detenido en Buenos Aires con armas no declaradas.

"El gobierno argentino sigue reteniendo el equipo", afirmó el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, general Douglas Fraser, y volvió a reclamar la devolución de todo el material confiscado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

En una entrevista con la cadena de noticias CNN en Español, Fraser reiteró la posición de Washington y aseguró que "esperamos que el gobierno de la Argentina devuelva esos equipos".

"Nos sorprendió cuando confiscaron estos equipos", dijo el jefe del Comando Sur y explicó que las autoridades norteamericanas "declaramos todos los elementos, no de manera específica, pero si de acuerdo con prácticas previas con el gobierno argentino".

Si bien Fraser reconoció que existe una situación de tensión por lo ocurrido, aseguró que "más allá de las restricciones en la interacción con las Fuerzas Armadas de la Argentina, las relaciones siguen siendo positivas".

El incidente diplomático con Washington comenzó el 10 de febrero, cuando un avión de la fuerza aérea norteamericana aterrizó en Ezeiza cargado de equipamiento militar y armas.

Al ser inspeccionada por la Aduana la carga de la nave, se detectaron presuntas irregularidades entre el material declarado por los Estados Unidos por medio de su embajada y lo que realmente se pretendía ingresar al país.

Los militares norteamericanos se negaron a mostrar el cargamento, que finalmente fue abierto por la fuerza a través de un operativo que encabezó el propio canciller argentino Héctor Timerman.

Finalmente, la Aduana argentina incautó el equipaje por no haber sido declarado en forma adecuada. Dos días después comenzaron los reclamos de las autoridades norteamericanas para que fuera restituido el material secuestrado.