Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Plata: matan a puñaladas a una mujer en su casa
Una mujer de 36 años fue asesinada de 11 puñaladas en su casa platense, mientras sus hijos de 8 y 15 estaban encerrados en una habitación. Inseguridad
5 de septiembre de 2011
María Florencia Brambilla estaba en su casa de La Plata con su hija de 15 años y su nene de 8, cuando dos ladrones encapuchados entraron por la puerta principal y amenazaron a la víctima con un cuchillo mientras exigían dinero.

En esas circunstancias la mujer fue degollada. Cuando los policías llegaron a la escena del crimen hallaron a la víctima sobre un gran charco de sangre. Los peritos contaron diez puñaladas en la cara y el cuello.

El hecho comenzó alrededor de las 23.30, cuando en el departamento que Brambilla, de 36 años, divorciada y empleada del Ministerio de Desarrollo Social, ocupaba con su hija y su hijo en la planta alta de calle 74 Nº 536, entre 5 y 6, sonó el timbre. Según contaron más tarde los menores, la víctima abrió la puerta pero no había nadie. Cuando intentó cerrar, dos hombres con pasamontañas y armados con una cuchilla de carnicero, entraron por la fuerza.

La adolescente y el nene se refugiaron bajo la cama de una habitación, mientras su madre estaba a merced de los delincuentes que exigían dinero torturándola con un arma blanca. Todas las cuchilladas fueron en la cara y el cuello: más tarde los peritos contaron diez tajos y determinaron que la puñalada que la mató fue en la yugular.

Cuando la chica dejó de escuchar ruidos salió de la habitación y pidió ayuda. A las 0.30 llegaron los policías de la comisaría Octava, ubicada a dos cuadras del lugar.
Detrás llegaron los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI), a cargo de Juan Ibarra, y, de inmediato, el fiscal Fernando Cartasegna.

De la casa, de tres habitaciones, los ladrones sólo habían revuelto el dormitorio principal, que pertenecía a Brambilla, donde había quedado gran cantidad de ropa en el piso, la cama desecha, y cajoneras abiertas y revueltas.