Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Insólita 'guerra' con manteros de Florida
El gobierno porteño logró sacarlos pero intentan regresar y muestran una llamativa capacidad de organización. ¿Por qué le cuesta tanto a la Argentina imponer la legalidad?
12 de enero de 2012
Los manteros de calle Florida que venden todo tipo de productos sin autorización protagonizaron hoy una guerra contra efectivos de la Policía Metropolitana, que dejó en evidencia lo que cuesta en la Argentina imponer el orden.

Por segundo día consecutivo, la Policía Metropolitana ocupó desde temprano la calle Florida para evitar que vendedores ambulantes desplieguen allí sus mantas.

Sin embargo, los manteros empezaron a aparecer y protagonizaron enfrentamientos con artesanos -que sí tienen autorización- y con las fuerzas de seguridad, con un saldo de al menos un detenido y un policía herido. Por la tarde se vivieron momentos de tensión en la esquina de Florida y Viamonte. Fuentes de la policía Metropolitana informaron a LA NACION que el último conflicto comenzó pasadas las 18, cuando un grupo de artesanos desplegó sus mantas y evitó formar parte de la protesta general.

Un sector de los manteros los increpó y comenzaron los incidentes, que incluyeron corridas, golpes y empujones, que derivaron en una detención y un oficial herido.

El hombre, de 32 años, fue trasladado al hospital Argerich con un golpe en la cabeza y está fuera de peligro. Tras los incidentes, parte de los manifestantes decidieron cortar la avenida Corrientes a la altura de Florida.

Julio, uno de los voceros de los autodenominados "Vendedores libres de la Ciudad de Buenos Aires", aseguró que van a "resistir el desalojo, porque es nuestro lugar de trabajo y nosotros tenemos que llevar sustento a nuestras familias".

"La única alternativa que nos da el gobierno es ver sangre, eso es lo que quiere", había declarado esta mañana Julio. "Vamos a desplegar nuestros paños, a poner carteles y protestar con megáfonos. Luego haremos una nueva sentada y un asamblea para decidir si desplegamos la mercadería" para volver a vender en la vía pública, sostuvo. Y adelantó que harán un escrache público al gobierno porteño. Lo concreto es que Mauricio Macri ya tuvo que pagar el costo político de aumentar el subte porque la Casa Rosada le tiró por la cabeza el servicio, y ahora debe enfrentar el comercio ilegal.