Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Aparecieron familiares de las dos muertas
Son dos primas de las mellizas Laguardia, que tenían 73 años. La hipótesis es un deceso por inhalación de monóxido de carbono
14 de enero de 2012
Dos primas de las hermanas Susana y Beatriz Laguardia se presentaron en la comisaría 17ª de Recoleta para notificarse de la investigación por el deceso de las mujeres y hacerse cargo de la inhumación de los cuerpos. Las parientas reconocieron que hace dos años que no veían a las mellizas de 73 años, cuyos cadáveres fueron hallados el miércoles pasado, al menos a cinco meses de haber muerto.

Vecinos del residencial edificio indicaron que Susana y Beatriz eran personas herméticas, que apenas salían de su departamento para hacer compras e ir a misa, conducta que habría contribuido a que su desaparición fuera desapercibida en el barrio.

Sólo dos comerciantes y dos encargados de edificio recuerdan haberlas visto pasar alguna vez, pero ni siquiera se saludaban y, de hecho, desconocían sus nombres hasta que tomaron trascendencia pública.

Dos repartidores del supermercado Disco, de Rodríguez Peña y Las Heras, contaron que las mujeres iban regularmente a hacer las compras y que ellos luego se las llevaban.

"Íbamos seguido. Pero el trato era sólo ‘hola’ y ‘chau’, cuando por lo general si el cliente ya te conoce, siempre de algo charlás y sabés su nombre. Ellas eran muy cerradas", dijo uno de los repartidores.

Trascendió que las ventanas de la habitación de su departamento estaban selladas con cinta de embalar, otro dato considerado por los investigadores para determinar un posible deceso por intoxicación por monóxido de carbono durante el invierno.

La semana pasada fueron encontrados los cadáveres casi momificados. Los peritos recabaron elementos en la vivienda, entre ellos una factura de servicios impaga, con vencimiento el 5 de agosto, que podría ser útil para datar la fecha de muerte. El fiscal Martín Mainardi, a cargo de la investigación, habría descartado la presencia de una tercera persona en el piso de Recoleta.