Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Ezequiel identificó: "Eran varios rugbiers"
El adolescente brutalmente golpeado en Pinamar está seguro de que sus agresores eran jugadores de Rugby. Estuvo en coma. Son chicos de Tucumán
24 de enero de 2012
Ezequiel Biagioli de 15 años, recuperado después de haber sido internado varios días en terapia intensiva, habló sobre los momentos previos al ataque que sufrió en Pinamar, durante sus vacaciones, por parte de un grupo de jóvenes a los que no duda en describir como jugadores de rugby.

"Por como me tacklearon y por la fuerza, eran rugbiers", afirmó Ezequiel, en una entrevista que dio al diario Clarín , en la que aclara que "recuerda perfectamente" todo lo que pasó, hasta que, de los golpes, termina perdiendo el conocimiento.

Si bien no logra individualizar a su agresor, sí puede dar las características que tenía la persona que lo agredió, como así también las de otras personas más que se sumaron al cobarde ataque contra él.

¿El motivo de la pelea? Una de esas formas adolescentes de comunicarse que termina malinterpretada. "Él se enojó porque creyó que lo insulté. Pero, en realidad, le dije a un amigo 'mirá, ahí está el puto de tal', que era uno de nuestro grupo. Pero el tucumano se enojó porque pensó que s elo decía a él y me empezó a decir que no tenía que insultar a la gente, como si fueran clases de moral", relató Ezequiel .

En la entrevista con el diario, el joven recordó que su atacante "empezó a gritar y también me insultó, o sea, muy contradictorio. Y después me tiró una piña. Yo la esquivé y no creí que quisiera seguir, pero ahí me tiró otra y pensé: 'a la mierda, este quiere pelearse'. Es evidente que tenían ganas de buscar problemas".

"Me empezó a pegar uno, después me tackleó otro y me caí al piso. Ahí yo escuché que alguien les decía que no fueran cagones y pegaran de a uno, pero yo sentía piñas de todos lados. Cuadno ya estaba tirado en la arena me pegaron varios, no tengo dudas. Y después ya no me acuerdo más".