Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El jardín de San Isidro no estaba habilitado
Así lo indicó la Dirección de Educación provincial. A pesar de ello funcionaba sin problemas desde 1996. Los padres grabaron las terribles agresiones
5 de febrero de 2013
El jardín maternal de San Isidro donde se comprobó por una grabación de audio el maltrato a los chicos de 45 días a 3 años, no tendría habilitación por parte de la Dirección de Educación bonaerense, a pesar de estar funcionando desde 1996.

Por ese motivo los padres de los chicos que pasaron por esa experiencia criticaron la falta de controles y a partir de la denuncia realizada por ellos mismos denunciaron al establecimiento ubicado en San Isidro.

Los gritos, amenazas y maltratos de las maestras del jardín Tribilín a sus alumnos quedaron grabados, tras la decisión de uno de los padres de una nena que comenzó a detectar actitudes agresivas y evasivas de su hija.

Este padre escondió un iPod en la mochila de su hija y el resultado fueron cuatro horas y media de grabación en las que se oyen gritos de una de las maestras, llantos de los niños y hasta ciertos golpes.

"Cállate Catalina, cállate, guay que vayas a decir cualquier huevada a tu casa". "¿Podés sacar el cuaderno en lugar de ponerte a boludear? Dejá de gritar, cállate. Deja de gritar. (de fondo se escuchan a los nenes llorando). ¿Querés ir a la pileta? Bueno, ¡Callate!, ¡Callate!", son algunos de los gritos que se escuchan en la grabación.

El cuadro aún es más escalofriante, según el testimonio de una de las madres del grupo que efectuó la denuncia a la Provincia. "Estos 16 padres contaron síntomas que veían en sus hijos y que ahora relacionan con el maltrato del jardín, como por ejemplo que sus hijos vomitaban todos los días antes de ir, tenían dolores de panza constantes, juegos agresivos y demasiadas pesadillas seguidas", denunció.

"Y lo que es peor, los hijos de estos 16 padres tienen miedo al agua y lloran desconsolados cuando les mojan la cabeza en la bañadera para bañarlos. Parece que el castigo del jardín era meterles la cabeza en la pileta", acusó la mujer, quien también aseguró que existe una causa judicial en curso.