Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Piden ayuda a Dios y a la Virgen para encontrar a López
El ministro del Interior confió en que contará con esa ayuda para dar con el testigo, horas después de que el Gobierno asegurara ante la CIDH que tiene “pistas” firmes
7 de marzo de 2007
El ministro del Interior, Aníbal Fernández, atribuyó hoy a la ayuda de "Dios y la Virgen" la posibilidad de que Julio López, el testigo cuyo paradero es un misterio desde hace casi seis meses aparezca con vida.

"Si Dios y la Virgen me ayudan, lo encontramos y se va a la casa", dijo el ministro a radio Continental.

En Washington, pistas firmes. Lo hizo pocas horas después de que el Gobierno asegurara ayer ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que "tiene pistas firmes" e "indicios" para resolver el caso del albañil de 77 años que atestiguó contra el represor Miguel Etchecolatz y está desaparecido desde el 18 de septiembre pasado.

Por otra parte, Fernández reiteró que es "optimista por naturaleza" añadió: "Estoy convencido de que lo vamos a encontrar en algún momento".

Sin novedades. En abierta contradicción con lo expresado por los funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos y de la Cancillería que estuvieron ayer en la audiencia de la CIDH en Washington, Washington, Fernández sostuvo que, si bien se trabaja a diario en la búsqueda del testigo y que no quería revelar detalles de la investigación, por ahora no hay "ninguna novedad" para comunicar.

En este contexto, relato que "todos los días" le insiste a brigadas de policiales para que profundicen la búsqueda de López, quien en 1976 fue secuestrado por una patota encabezada por el ex comisario Etchecolatz, el primer represor sometido a juicio oral y público tras la declaración de la nulidad de las leyes de punto final y obediencia debida