Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Hijo de Aliverti dijo que entró en "shock"
Declaró por la causa de la muerte del ciclista atropellado. "Señaló que no "recuerda nada" y que "pidió ayuda". Familia de la víctima, indignada
2 de mayo de 2013
El hijo del periodista Eduardo Aliverti, Pablo García, declaró ante el juez de la causa por la muerte del vigilador atropellado que luego del accidente entró en "estado de shock y que perdió la memoria"

Así lo contó el abogado Alberto Domínguez, el abogado de Reinaldo Rodas, el ciclista que murió tras ser atropellado por García en la Panamericana.

El hijo de Aliverti produjo estas declaraciones en el marco de la indagatoria que lo tuvo como protagonista en la UFI N°3 de Pilar.

"No quería contestar de dónde venía ni qué había estado haciendo", precisó sobre el testimonio que brindó el joven que atropelló a Rodas, y agregó que "tampoco se acordaba por qué había dado marcha atrás", añadió el letrado.

Sobre las declaraciones de García, realizadas por escrito, la viuda de Rodas, Catalina, dijo sentirse "indignada". La mujer tildó al joven, de 28 años, como "una persona sin corazón" al salir de la audiencia.

"Estoy indignada porque declaró por escrito, me siento re mal. Es una persona que no tiene corazón, la justicia tiene que actuar. Que por lo menos diga `si, lo atropellé, me hago responsable, lo maté, pero eso no lo hace, le echa la culpa a mi marido", expresó conmovida.

García también planteó que tuvo "un momento de lucidez" y por eso se detuvo en la cabina del peaje y pidió ayuda a las personas que allí se encontraban.

El accidente ocurrió el 17 de febrero, pasadas las 6, cuando García circulaba a bordo de su Peugeot 504 y atropelló a Rodas, quien se movilizaba en bicicleta por la Panamericana, a la altura del kilómetro 52, en Pilar, rumbo a su trabajo como vigilador privado en el country "Mapuche".

La víctima se incrustó por el parabrisas dentro del habitáculo del auto y, según lo declarado por un testigo, el conductor no detuvo su marcha y se alejó a 130 kilómetros por hora.

García condujo con la víctima dentro de su auto unos 17 kilómetros hasta el peaje de Pablo Nogués, donde le dijo a la empleada de la cabina "traigo un atropellado" y se llamó a la policía y una ambulancia que constató la muerte de Rodas.

Al joven locutor se le hizo el test de la pipeta que arrojó como resultado que tenía 1,45 gramos de alcohol en sangre, casi el triple del dosaje máximo permitido, que es 0,5.