Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Línea B: viajar es ahora un suplicio
Las formaciones en hora pico llegan repletas y los usuarios deben esperar casi una hora. El viaje de 23 minutos tarda 50. Sigue el conflicto
30 de julio de 2013
Viajar este martes en la línea B, a la hora pico, fue una tortura para los usuarios que debieron esperar casi una hora para poder subir a los repletos vagones del medio de transporte, en medio de puja entre los metrodelegados y Metrovías por la inauguración de las nuevas estaciones.

En algunas estaciones, entre las 8.30 y las 9.30 hubo que esperar cerca de una hora para poder subirse al tren. Las formaciones llegaban repletas y resultó imposible abordarlas.

Una vez arriba, además, el subte demora casi el doble que lo normal, debido al tiempo que pasa en cada estación. Un viaje entre Los Incas (la vieja cabecera) y Leandro N Alem, que habitualmente dura unos 23 minutos, puede demorar unos 50.

Como desde el viernes pasado, el recorrido hasta las dos nuevas estaciones era completado por personal jerárquico de Metrovías. Esa situación generaba algunas demoras y dificultades para mantener la sincronización de las formaciones.

Desde la concesión del servicio aseguran que una vez que se llegue a un acuerdo con los empleados el servicio mejorará. Piensan agregar dos nuevos trenes, que harán un total de 20 en los horarios pico.

Por otra parte, ayer se anunció que la línea B contará a partir del año que viene con 73 nuevos vagones comprados al metro de Madrid por un precio de 28.000.000 de euros. Tienen una antigüedad de 14 años y cuentan con aire acondicionado, caja negra, control de cierre de puertas y equipo de comunicación.

Mientras tanto, Metrovías y la Asociación gremial de trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) no llegaron a un acuerdo este lunes y pasaron a un cuarto intermedio hasta hoy a las 15.

Discuten por la denunciada falta de seguridad en las dos nuevas estaciones de la línea B inauguradas el viernes último.

La AGTSyP se niega a avanzar hacia las últimas dos estaciones ya que denuncia "filtraciones de agua que potencian un riesgo eléctrico y la falta de sistemas de comunicaciones", lo que supone "peligro para trabajadores y usuarios".