Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dan por muerto a un bebé que ahora vive
Fue en un Hospital de Escobar. Nació con apenas 580 gramos. Los médicos dijeron que había muerto en el parto. Estuvo sin atención, dice la familia
9 de septiembre de 2013
Una familia denunció que en un Hospital de Escobar los medicos dieron por muerto a un bebé que había nacido con solo 580 gramos de peso, y luego por insistencia de una tía que pidió verlo, se dieron cuenta que la criatura estaba con vida.

La escena ocurrió en las primeras horas del domingo y tuvo lugar en el Hospital Provincial Enrique F. Erill, de Escobar, cuando Lucas Pomes, de 18 años, y Ayelén Alegre, de 22, habían acudido días atrás a partir de los fuertes dolores que ella sufría.

Los médicos le habían dicho a Ayelén que su hijo, que ahora lleva el nombre de Jesús, había muerto en el vientre. Durante la madrugada del domingo le realizaron una cesárea y dejaron a la criatura sobre una mesada del área de neonatología, sin ninguna atención, durante al menos dos horas.

"Quiero que los médicos expliquen realmente cómo fue el tema", exigió Marta Pomer, otra de las tías de la criatura, quien contó que el domingo a la madrugada "el nene nació muerto, estuvo dos horas y esperaron ese tiempo para entregarlo a los familiares porque supuestamente estaba muerto". Según los médicos, ahora hay que esperar 48 horas para ver cómo evoluciona la salud del pequeño.

"Cuando mi hermana Marisa pide ver al sobrino, dice que empezó a mover las manitos, que abrió los ojos y empezó a llorar", relató, y luego agregó que "los médicos se quedaron sorprendidos porque supuestamente estaba muerto".

Pomer sostuvo que "fue un milagro", aunque agregó: "Quiero que los médicos expliquen realmente cómo fue el tema. Durante el trayecto del embarazo a mi hermana le hicieron un daño psicológico, les venían diciendo: 'Tenga paciencia porque el bebé no está formado, no tiene bracitos'... todo lo más feo que se puede esperar de un embarazo se lo dijeron", se quejó.