Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cortes ya afectan a enfermos oncológicos
Más de 300 enfermos no puede ser atendidos en una clínica dedicada a radioterapia porque no tienen luz. Edesur no responde los llamados
19 de diciembre de 2013
Desde hace tres días, trescientos pacientes que deben someterse a sesiones de radioterapia, no pueden hacerlo por un corte en el suministro eléctrico que abastece al centro médico Mevaterapia.

El instituto presta servicios de terapia radiante al Hospital Italiano, por lo que las personas que se atienden en el establecimiento médico de Almagro son derivadas allí.

"Nos comunicamos en reiteradas oportunidades con Edesur. Nos dijeron que iban a traer una cuadrilla pero hasta ahora no tuvimos respuesta", indicó Marcelo Rodríguez Chatruc, gerente de Mevaterapia.

La actividad en el centro está suspendida desde el martes al mediodía, momento en que se inició el corte. Para poder brindar tratamiento, el instituto necesita como mínimo un grupo electrógeno de 350 kVA de potencia para alimentar cuatro aceleradores lineales, que proveen el tratamiento.

"No se conocen las dificultades exactas generadas en el paciente pero esta circunstancia es una interrupción en un tratamiento, que requiere continuidad", reflexionó Rodríguez Chatruc.

Dada la situación de emergencia en la que se encuentra el instituto, el gobierno porteño dispuso un equipo generador, que fue instalado este mediodía. Para evitar pérdidas de tiempo nuevas, el centro médico evalúa atender a los damnificados también durante el fin de semana.

"En radioterapia la continuidad es vital para la eficacia. Esto es muy negativo para el paciente", manifestó Ricardo Kirchuk, ex director del Instituto de Oncología Angel H. Roffo, de la Universidad de Buenos Aires, al ser consultado sobre las dificultades que corre el centro Mevaterapia.

El especialista explicó a Clarín que en estos tratamientos lo primero que se define es la dosis y el fraccionamiento. Por ejemplo, un cáncer de mama suele requerir entre 5.000 y 5.500 Ggy. "La dosis no puede aplicarse en forma conjunta, además de quemar la piel puede ser peligroso para los tejidos. Por eso se la fracciona en un número determinado de semanas, en virtud de la patología y del lugar en el que se debe aplicar la radiación", describió.

Frente a tres días de suspensión, como sucedió con los pacientes damnificados, el médico oncólogo consideró que la única opción, en determinados casos, será replantear el tratamiento.