Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Argentina desata "locura" en Brasil
El equipo se entrenó en el campo del America Sport Clube, ante 6.500 personas que desbordaron a la seguridad y obligaron a suspender el entrenamiento
11 de junio de 2014
Por Adrián Taccone, enviado especial a Brasil

El entrenamiento a puertas abiertas al público que la selección argentina realizó en el estadio del América Sport Clube, en el barrio Horto de Belo Horizonte, debió ser suspendido cuando "hinchas", o más bien "torcedores", brasileños ingresaron al campo de juego, desbordaron a la seguridad y saludaron a los jugadores.

Luego de alguna entrada en calor liviana y de jugar de manera recreativa, los futbolistas argentinos no pararon de recibir el apoyo de los hinchas locales, cada vez que hacían alguna pirueta o situación por demás entretenida en el fútbol-tenis, en donde descolló el trio de Messi-Di María y Lavezzi.

Sin dudas la presencia de Messi fue tremendamente buscada por todos los hinchas que lo vivaron y hasta uno portó un cartel con la leyenda "Messi venha para o Flamengo" (Messí vení a Flamengo), el popular equipo carioca en donde brilló, entre otros Zico.

Pero cuando al entrenamiento le faltaba la parte de elongación, que el preparador físico argentino había dispuesto para los jugadores, los hinchas saltaron el alambrado perimetral e ingresaron al campo de juego, porque pensaban que los jugadores se estaban yendo.

Así, un hombre vestido con la camiseta de la selección de Brasil y con casi la misma fisonomía que Ronaldinho, pero descalzo, esquivó a la seguridad, se mezcló con los jugadores hasta llegar a Messi y hacerle una reverencia, que fue aplaudida por toda la multitud y recibida con buen agrado por el ídolo argentino.

No fue el único, porque también ingresaron varios chiquilines que intentaron quedarse con "algún trofeo" de parte de los jugadores y si bien algunos lograron su cometido, otros debieron ver frustrados sus intentos, ante el recio accionar de los hombres de seguridad que fueron desbordados.

Camisetas de varios equipos de Brasil, pero también de Boca, Estudiantes de La Plata y de la selección argentina, pudieron observarse en las gradas del coqueto y pintoresco estadio, en el que juega América, de la segunda división, y que suele utilizar también Atlético Mineiro.

La prensa internacional también mostró la importancia y relevancia de Argentina y Messi, y cientos de fotógrafos y periodistas de diversos medios del mundo siguieron de cerca este primer contacto del plantel con el público, esperando el debut el próximo domingo ante Bosnia-Herzegovina en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.