Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
"Vamos a dar la vuelta como en el '86"
Miles de hinchas llenaron el centro porteño con el Obelisco como punto de reunión para el festejo del pase a la final. Todo el país feliz
9 de julio de 2014
Apenas terminado el partido entre Argentina y Holanda, disputado en San Pablo, cientos de personas se congregaron en el Obelisco para festejar un resultado histórico, ya que la Selección volverá a jugar la final de una Copa del Mundo después de 24 años.

El obelisco se vistió de celeste y blanco

El centro porteño no fue el único punto de encuentro para los festejos, y la escena se repitió en la mayoría de los barrios de la Ciudad. Lo mismo ocurrió en varias ciudades en todo el país. Gorros, banderas y cánticos de agradecimiento al equipo de Sabella, se replicaron en todo el territorio.

Hinchas celebran en las calles de Neuquén

En las calles de la Argentina también se escuchó una canción que ya se convirtió en un icono de este Mundial. El "Brasil decime que se siente" fue una de las más escuchadas en las manifestaciones de alegría de los hinchas.

En la 9 de Julio la concurrencia de gente ocupaba la avenida Corrientes hasta Callao y por la avenida mas ancha del mundo la multitud llegaba hasta Belgrano