Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Argentina no pudo: Alemania campeón
Con un gol de Göetze a 10 minutos del final del suplementario los europeos ganaron 1 a 0
12 de julio de 2014
Por Adrián Taccone, enviado especial de Asteriscos.Tv a Brasil 2014
@adrianta

En un partido sin tregua, con un gol marcado a 10 minutos del final del tiempo suplmentario, Alemania ganó la Copa del mundo 2014.

El gol llegó a los 5 minutos del segundo tiempo del suplmentario a través de Götze, que venció a Romero.

Así los europeso ganaron su cuarta corna , luego de 1954, 1974 y 1990.

Fue la tercera final de un Mundial entre Argentina y Alemania -algo inédito en la historia-, con dos victorias ahora para los germanos, que también se impusieron 1-0 en Italia-1990, y una para la Albiceleste, 3-2 en México-1986. Para Argentina significó también la tercera derrota en una final. Alemania, que llegó a esta instancia por octava vez, un récord, se impuso además de en 1990, en Suiza-1954 y en casa en 1974.

El equipo de Alejandro Sabella hizo un planteo muy inteligente para maniatar a la máquina alemana, que venía de vapulear 7-1 a Brasil en semifinales y no tuvo muchas ocasiones de gol durante los 120 minutos, aunque una definición preciosa de Götze lo dejó sin nada.

La emotivo final, celebrada en una espectacular tarde soleada ante 74.738 espectadores, marcó el cierre de un Mundial que Brasil organizó de manera perfecta a pesar de los temores iniciales por protestas sociales.

Autor de cuatro goles en los primeros tres partidos de Brasil-2014, Messi arrancó con todo, pero no volvió a marcar y su sueño de igualar a Diego Maradona quedó trunco sobre el final.

Para La Pulga y la mitad del plantel argentino, la derrota marcó un nuevo capítulo de la pesadilla teutona, ya que los europeos habían eliminado a la Albiceleste en cuartos de final de los dos últimos mundiales, con un humillante 4-0 en Sudáfrica-2010 y por penales en Alemania-2006.

A pesar del deseo del volante Ángel Di María de jugar de entrada, Sabella repitió el once que derrotó a Holanda por penales en semifinales, con Enzo Pérez en su lugar.

De su lado, el entrenador alemán Joaquim Low había ratificado al equipo que goleó 7-1 a Brasil en la misma instancia, pero a último momento el mediocampista Sami Khedira tuvo que ser reemplazado por Christoph Kramer.

Como se presumía, Alemania monopolizó el balón durante largos pasajes de la etapa inicial ante una Argentina retrasada y más ocupada en proteger a Romero, que el domingo batió el récord sin recibir goles en un Mundial del legendario Ubaldo Fillol en 1978, llevándolo de 374 a 486 minutos.

La ola alemana avanzaba con Philipp Lahm subiendo por derecha, Mezut Ozil al mando por izquierda y Thomas Müller y Miroslav Klose buscando el hueco en la cerrada defensa albiceleste con rotaciones permanentes.

Pero a los germanos le costaba generar peligro y la primera gran chance, sobre los 20, fue Argentina, cuando Gonzalo Higuaín quedó cara a cara con Manuel Neuer tras un error de Toni Kroos con un cabezazo hacia atrás que el delantero del Nápoles no supo capitalizar.

Sobre la media hora, Low sumó otro problema inesperado, con la salida por lesión de Kramer, sustituido por André Schurrle.

Argentina esperaba y salía rápido cuando podía, explotando el flanco débil de su rival, el lateral izquierdo Benedikt Hoewedes, con Ezequiel Lavezzi y Messi, muy activo.

Una escapada de La Pulga por ese sector casi termina en gol pero entre Neuer y Jerome Boateng, sobre la línea prácticamente, salvaron.

Del otro lado, Alemania también tuvo sus llegadas, como un remate muy débil de Kroos solo en la puerta del área y, sobre todo, un cabezazo de Hoewedes tras un córner en el cierre de la etapa que dio en el poste ante un Romero vencido.