Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Joven de 26 años muere en gimnasio
Tuvo un infarto masivo durante una clase de crossfit, entrenamiento de alta intensidad que ofrecen algunos establecimientos. Su padre es médico
29 de julio de 2014
Un joven de 26 años murió de un infarto en un gimnasio mientras realizaba una práctica de entrenamiento intenso conocida como crossfit.
Se trata de Manuel López Pujato, un joven que estaba en su clase de intensa actividad física, cayó desmayado y murió a raíz de un paro cardiorrespiratorio.



La víctima, cuyo padre es médico, había sido trasladada de urgencia desde Bigg CrossFit, de Ayacucho 1240, al Hospital Fernández, a las 21 de este lunes.

Pero pese a los esfuerzos del personal del centro de salud, los intentos de reanimación no fueron suficientes y el joven terminó perdiendo la vida.



Pujato había nacido en la provincia de Santa Fe y hacía tiempo que estaba viviendo en Buenos Aires.

Hijo de un médico, siempre vivió de cerca la actividad deportiva, ya que en su ciudad natal integró el Club de Rugby Ateneo Inmaculada (CRAI).



"Era un cliente habitual, venía dos o tres veces por semana. Tenía certificado médico, pero eso queda de lado ahora. Ayer estuvimos con la familia", señaló un empleado del gimnasio.



Pujato cayó desplomado mientras realizaba ejercicios de calentamiento del programa de ese tipo de entrenamiento militar, creado a fines de los 90 por el entrenador físico Greg Glassman en Estados Unidos.

El sistema ejercita los músculos de manera intensa e integral, en clases que no superan los 50 minutos.



"El día de la fecha, Martes 29/7/2014, BIGG CrossFit Recoleta permanecerá cerrado toda la jornada", anunció el gimnasio a través de las redes sociales, luego del fallecimiento.



El Crossfit fue utilizado inicialmente por tropas de elite, y deportistas de combate y de alto rendimiento, hasta que lo desarrollaron comercialmente.

Enseguida se convirtió en un boom mundial, y Argentina se sumó a esa tendencia desde hace algunos años.



En la actualidad hay más de 50 centros de entrenamiento en todo el país, casi el triple de lo que existía hace sólo diez meses.