Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Poli pidió por un país "más fraterno"
El arzobispo de Buenos Aires encabezó la misa que se celebró en el marco de la 40° Peregrinación a Luján. "Tratémonos como hermanos", dijo
5 de octubre de 2014
Pese a la lluvia, una multitud, en su mayoría jóvenes, marchó esta semana hacia Luján, donde el arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli, pidió a la Virgen por un país "más fraterno" y en el que los argentinos se consideren "hermanos".

El purpurado presidió la misa concelebrada desde el altar levantado en la Plaza Belgrano, frente a la basílica en honor de la patrona nacional, donde los caminantes permanecieron pese al cansancio de andar 60 kilómetros. "En la Patria somos hermanos y la fraternidad la necesitamos para seguir adelante", advirtió.

"Aunque llegaron pasados de agua, llegaron aquí a la casa de la Virgen", destacó Poli ante miles de peregrinos. "Lo que más quiere la Virgen es que vivas libre de todo lo que te esclaviza, comenzando por el pecado".

"Ella quiere también que el río de vida que te acompaño en el camino los reconozca como a tus hermanos y a tus hermanas, y a partir de ahora cuando se encuentren en tu ciudad, en tu pueblo, en tu trabajo, no los trates como extraños. En la patria somos hermanos y la fraternidad la necesitamos para seguir adelante. ¡Hay futuro si somos hermanos!", agregó en la homilía.

Bajo el lema "Madre, ayúdanos a trabajar por la Paz", la 40° peregrinación a Luján mantuvo el carácter multitudinario que muestra cada año, en esta ocasión con el mérito de que los peregrinos soportaron estoicamente las inclemencias del tiempo.

Miles y miles de jóvenes que emprendieron la larga caminata avanzaron durante toda la noche con ímpetu y entusiasmo hacia la meta y ante el desafío que se propusieron. "Queremos llegar bien a Luján, para agradecer y pedirle a la virgen", resumió María Pía, oriunda de Mar del Plata, que estaba con un grupo de compañeros, estudiantes y algunos ya recibidos, de entre 23 y 29 años.}