Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió el nene que inhaló purpurina
Mauro López, el nene santiagueño de siete años que permanecía internado con muerte cerebral tras haber inhalado purpurina, sufrió una falla multiorgánica y finalmente murió
8 de noviembre de 2014
Mauro López, el nene santiagueño de siete años que permanecía internado con muerte cerebral tras haber inhalado purpurina, murió hoy luego de sufrir una falla multiorgánica.

En un hecho inédita, había sido internado el 19 de octubre con una deficiencia respiratoria grave producto de la inhalación de purpurina.

Desde ese día permanecía en terapia intensiva en el Centro Provincial de Salud Infantil.

El jueves pasado, los médicos ya habían informado a la familia que el pequeño padecía muerte cerebral y que la situación era clínicamente irreversible.

El 18 de octubre, cuando estaba haciendo las tareas de la escuela, se puso purpurina en un silbato y sopló; el elemento se esparció en el aire y el niño terminó aspirándolo por la boca.

Comenzó a sentir que le faltaba el aire y la situación generó preocupación en sus padres. Lo llevaron hasta el CePSI, donde le practicaron primeros auxilios, lo estabilizaron, lo controlaron durante algunas horas y, una vez que se constató que se encontraba mejor, lo mandaron a su casa. Pero el domingo 19 a la madrugada, Mauro se descompuso; su salud empeoró y lo trasladaron de nuevo al CePSI, donde ya quedó en la terapia intensiva y a pesar de algunas mejoras que los médicos registraron, su cuadro empeoró hasta caer en una muerte cerebral.

Los médicos del CePSE en Santiago advirtieron en su momento que “este producto (la purpurina), de uso habitual en las tareas manuales, contiene metales pesados, como el plomo y el cobre, elementos altamente tóxicos cuando son inhalados ya que producen, un bloqueo en el intercambio del oxígeno y el anhídrido carbónico, bajando los niveles del oxígeno y produciendo de ese modo una hipoxemia severa que es la causante de la gravedad extrema del paciente”. Por otra parte, habían recomendado iniciar una campaña para alertar sobre las precauciones a tomar al momento de utilizar este producto, ya que en muchos de los envases de purpurina los fabricantes no advierten que es un material altamente tóxico.

Por eso, pidieron que los envases promuevan utilizar barbijo en el momento de la manipulación.